jueves, 26 de mayo de 2011

TRAVESIA POR LA SIERRA DEL ALJIBE: SAUCEDA-PICACHO


Hablar de La Sauceda es hablar de Memoria Histórica, y hablar de Memoria Histórica es hablar de Barricada en su canción, “Es una carta”, que le escribe una madre a su hijo y dice:

Es una carta dirigida para ti
En ella te dice que no tienes porqué sufrir
Cuida de padre, los hermanos y la abuela
Lleva el trigo el horno y allí pagarás el pan
Recibid de mí muchos besos y abrazos
Sed en la vida como yo os he enseñado
No lloréis por mí porque esto sea así
Que yo me voy tranquila porque no he hecho nada malo
Ya no miras hacia el cielo, que no te vean llorar
Ya no recuerdas su cara, sabías que la iban a matar…a matar.

Po eso no podemos pasar impasible por este bello lugar sin recordar las atrocidades que se cometieron en este poblado y donde se sucederían historias como estas.
La Sauceda es una pequeña aldea que pertenece al término de Cortés de la Frontera (Málaga), muy cerca de Alcalá de los Gazules (Cádiz), aunque, fue un reducto de revueltas moriscas en la época de los Reyes Católicos, cuando se han cometido las mayores crueldades han sido en las rebeliones de 1936, y que están viendo la luz, a raíz de las últimas investigaciones llevadas a cabo por los estudiosos de la Memoria Histórica.
 En esta época La Sauceda estaba constituida por un núcleo de población bastante considerable, todos ellos provenían de diferentes localidades de Cádiz y Málaga huyendo de las represiones que suponía el régimen franquista y aquí encontraban un refugió  idóneo para vivir debido a lo escarpado del terreno que suponía un freno al avance de las tropas franquistas. Muy cerca de la Sauceda se encuentra el cortijo de Marrufo, propiedad de un terrateniente de la época, que lo cedió a las tropas falangistas del movimiento como cuartel y centro de detención.
Las tropas de la Falange, y voluntarios de las Milicias al mando del teniente José Robles tomaron La Sauceda y sus alrededores, los prisioneros republicanos y anarquistas que consiguieron sobrevivir a la masacre fueron trasladados al cortijo de Marrufo donde fueron ejecutados y enterrados en una fosa común. Las mujeres y los niños fueron trasladados a la iglesia donde las mujeres fueron violadas y asesinadas.
Después de esta pequeña aclaración sobre lo que ha sido nuestra historia más reciente y a veces poco conocida, por eso, recomiendo a todos los que os guste la música y un poco la historia que escuchéis con vuestros hijo/as el CD de Barricada porque debido al sistema educativo que disfrutamos hoy día, a veces, no se profundiza en lo que ha sido nuestra historia más reciente debido a los ajustes de tiempo y nuestras nuevas generaciones desconocen estos hechos acaecidos a veces muy cercanos a ellos.
Bueno, para llegar a La Sauceda tenemos que pasar el pueblo de Alcalá de los Gazules (Cádiz), dirección Puerto Gáliz por la carretera A-375. Pasamos por el Área Recreativa del Picacho, donde dejamos un coche, y continuamos hacia el Puerto de Gáliz tomando el desvío a la derecha hacia Jimena de la Frontera, y a 4,5 kms hay un área recreativa, que es La Sauceda, donde iniciamos la ruta.
Una vez pasada la verja te adentras a lo que es el poblado de La Sauceda convertido hoy día en alojamientos rurales, tipo cabañas, desde los años sesenta  fue rehabilitada como área recreativa y de acampada.
 Comenzamos el ascenso por el sendero establecido y pasamos por las ruinas del molino harinero del Mondo. Y conforme avanzamos pasamos por la zona de cabañas y por la Ermita escuela, hoy en ruinas, el poblado estaba dividido en dos por el paso del arroyo de Pasadallana.

Paso por la ermita
Pasada la ermita, una señal de madera, nos indica la subida al Aljibe y un carril que nos lleva a la Laguna del Moral. Seguimos por el sendero donde a nuestra izquierda discurre dicho arroyo que en esta época están con lo rododendros en flor, que le dan un colorido singular al paisaje. El rododendro, ojaranzo o revientamulas 

La mas bella entre las bellas
(Rhododendrum ponticum) es un reducto arbustivo que nos ha quedado de los bosques de laurisilva del terciario que se conserva sólo en el Campo de Gibraltar y la sierra del Aljibe. A pesar de su belleza es una planta tóxica para el ganado y seres humanos ya que contiene alcaloides.

El agua fluye por doquier..
Como en estas últimas semanas ha llovido el bosque y el arroyo están repletos de agua, llegamos a una zona de grandes rocas de areniscas por donde discurre una fuerte cascada de agua, una vez pasa esta nos

Una preciosa cascada
encontramos con otra gran roca repleta de musgos, hasta que nos adentramos en un bosque centenario de alcornoques y quejigos con diversas cavidades en sus troncos que le confieren extrañas y bellas formas causadas por los años, a sus pies se extiende una alfombra de helechos que por su tamaño y verdor le ofrece al lugar un estado bucólico.  

Un tapiz de helechos
Cruzamos el carril y nos adentramos  por la zona conocida como los canutos de los Sauces donde nos encontramos con las pendientes más fuertes de la ruta y con saltos de agua provenientes de los diferentes arroyos que lo cruzan y debido a que la sierra del Aljibe, por su situación y altitud, capta mucho la humedad

Un sendero espectacular..
de los vientos del atlántico lo que le permite tener una abundante vegetación. Y donde crece un enorme bosque de acebos, laurel, sauces, durillos y como no ¡hermosos rododendros¡

Vistas del quejigo
 Vamos subiendo por la pared rocosa entre zarzas, majuelos y juncos que nos lleva casi a la cumbre del Aljibe, en este punto entramos en la provincia de Cádiz y podemos ir divisando las sierras de Libar, del Pinar,

Las edades de la vida..
las Nieves, sierra Bermeja y sierra Crestellina, bahía de Algeciras, bahía de Cádiz, Djebel Musa.
Llegamos  a una loma que está repoblada de roble melojo pero debido a los fuertes vientos de levante que se dan en esta zona apenas crecen y donde la vegetación es de monte bajo, y nos encontramos con dos grandes pilares de arenisca, en el primero se encuentra “La Pilita de la reina” que es una fosa excavada en la roca

Una trepada..
arenisca, posiblemente musulmana y que vulgarmente ha adquirido este término porque dice la leyenda popular que la reina Isabel la Católica tenía como promesa no lavarse hasta que no conquistara Granada, y se cuenta que fue aquí donde se lavó por primera vez (sólo es una leyenda popular). 

Otra perspectiva..
En la roca de la izquierda se encuentra parte del vértice geodésico del Aljibe (1092ms), que es la cima más alta del Parque de los Alcornocales. También en esta zona se alzan el pico del Montero con 917 ms, el Picacho 882 ms y Hermanillas 720 ms.
Entre una y otra atalaya pétrea se encuentra la línea divisoria de las dos provincias, subimos por terreno malagueño y bajamos por terreno gaditano. 

Línea divisoria entre provincias
Desde cualquiera de las dos rocas areniscas podemos divisar en un día claro casi toda la provincia de Cádiz con sus pantanos (Barbate, Hurones, Bornos) y la costa marroquí.
Una vez bajamos de la cumbre del Aljibe pasamos una puerta de hierro y empezamos a bajar por un sendero

Cumbre del Aljibe
perfectamente señalizado con dirección al Picacho, nos queda 6,2 Km de bajada, vamos bajando, por un precioso manto vegetal formado por un monte bajo repleto de  jaras floridas (Cistus salviifolius), brezo, estepa, robledilla y drasofila, vamos bajando y tenemos que pasar por una valla cinegética que se cerró hace unos años para proteger especies como el acebo y robles que son típicos de otras latitudes.
Seguimos en diagonal, donde nos va indicando la flecha,  que nos lleva a una vaguada de bosque de alcornoques entre brezos, mirtos, matagallos, aulagas, acebuches y algarrobos y se disfruta de una agradable sombra, donde decidimos darnos un descanso, para comer y tomar buen vino, ante lo plácido del lugar. Seguimos bajando por la linde de piedras del monte hasta que vamos divisando el Picacho con 882ms. 

El Picacho
Vamos descendiendo y nos encontramos con una bifurcación de caminos para quien quiera subir al Picacho se desvía por el sendero de la derecha o bien sigue bajando hasta el Puerto de Las Calabazas salvando un desnivel de 500 ms, a nuestra derecha discurre la garganta del Puerto Oscuro que es un afluente del río Barbate, donde se desarrolla un bosque en galería de alisos, sauces, madroños, quejigos, brezos y adelfas.
Debido a la riqueza medioambiental de esta zona  la gente que se asentaban en estos lugares podían cazar, recolectar frutos así como elaborar carbón que suministraba  a las poblaciones del sur peninsular, uno más, de los oficios tradicionales que se van perdiendo; y que nuestras generaciones más jóvenes sólo conocen a través de paneles indicativos. 

Paseo entre jaras y brezos..
Llegamos a la laguna del Picacho rodeada de un bosque de ribera donde abundan los quejigos, alisos, almeces, y adelfas, y que el Parque la ha vallada para proteger la biodiversidad que en ella se deposita, y donde pudimos disfrutar del croar de las ranas verde, del vuelo de las libélulas, el nado de las culebrinas, caballitos del diablos, etc. 

Lugar para la observación
Una vez pasada la laguna nos encontramos con un puente de madera por donde discurre el arroyo del Puerto Oscuro que va a desembocar al río Barbate que dejamos más arriba y donde volvemos a disfrutar de una frondosa vegetación de alisos, quejigos, almez y volvemos a ver el rododendro.
Seguimos bajando y nos encontramos con el aula de la Naturaleza del Picacho y vamos a desembocar a una bifurcación de senderos de la  Garganta del Puerto Oscuro-Aljibe-Picacho.
El sendero desemboca en un bosque de algarrobos, lentisco y acebuche que acompaña a ejemplares como la encina, alcornoque y quejigos, para salir ya al área recreativa del Picacho y fin de la travesía. 

Ficha Técnica:

Localización: Parque Natural de los Alcornocales.
Población: Alcalá de los Gazules.
Desnivel:800m.
Distancia: 12,5 Km aprox.

Trazado:Lineal.
Dificultad:Baja.
Observación: Se necesita permiso. En la Oficina del Parque Natural Los Alcornocales,  con horario de 8:00 a 15:00 horas de lunes a viernes,  se puede enviar la  solicitud por escrito vía fax o por correo. Teléfono: 956 413 307 / 956 413 305 - Fax: 956 413 288
E-mail:pn.alcornocales.cma@juntadeandalucia.




domingo, 22 de mayo de 2011

TRAVESÍA DE GETARES (ALGECIRAS) A TARIFA



Quien es capaz, de aguantar
Toda esa rabia alimentada por su odio.
Odio, ¿para qué?, Odio pa vivir.
Sentir la sangre que te corre
Que te sale de la piel.

Pero no olvides que hay gente detrás,
Que sois un norte para crear, la otra alternativa
Tenéis mi corazón.
Aun queda mucho que aprender
Darán su brazo a torcer
En la guerra que inventaron, y jamás debió existir
Quizá no quede otra solución,
Callar las armas, no es renunciar
A ser un pueblo libre, a ser un pueblo más.

A finales del año 2000 se reunieron en el Estudio Central de Punta Paloma (Tarifa) los componentes del grupo musical Reincidentes, para grabar un mini LP titulado La Otra Orilla. En él se critica la situación que viven los llamados “inmigrantes ilegales” que cruzan el Estrecho en pequeñas embarcaciones explotadas por mafias que  se lucran de lo poco que tienen algunas personas que se ven obligadas abandonar sus familias y sus raíces en busca de una situación mejor.  Después de jugarse la vida en la travesía se ven en la mayoría de los casos abandonados por una sociedad capitalista que en cierta forma es “culpable” de la situación en la que viven en su tierra o bien por las dictaduras que en algunos países se regentan.
Los beneficios obtenidos de la venta de este disco fueron destinados al MLI (Movimiento de Liberación de Inmigrantes), y a otros colectivos con el mismo fin.
 Hay un camino, que posiblemente es el más meridional de Europa, que une las poblaciones de Algeciras y Tarifa, a través de un paraje incomparable, frontera entre el mar y la montaña, entre el sur y el norte, entre el bienestar y la necesidad;  pues allí, nos fuimos a caminar.
Partiendo desde Punta Carnero, cerca de Algeciras, y desde donde disfrutamos de unas excepcionales panorámicas de toda la Bahía de Algeciras, así, como del peñón de Djebel Tarik (Gibraltar, en manos del gobierno Británico por el momento), de Ceuta, el Djebel Musa (Morocco), y de unas luces inigualables, al lindar dos mundos distintos pero con un paisaje común muy cercano.

Vistas de la costa Marroquí
 Una vez que cruzamos la urbanización de Getares y Punta Carnero, nos dirigimos por un sendero costero hacia una casa  cuartel de la guardia civil en ruinas, situada en un altiplano junto a un acantilado, y vamos buscando la Torre del Fraile (de defensa costera y también en ruinas, es una construcción de tipología de pezuña), situada a bastante altura sobre el nivel del mar y desde aquí seguimos el sendero que baja a la playa, cuya base es de cantos rodados de gran tamaño de los aportes de los ríos y arroyos.
 Estas playas, debido a su dificultosa accesibilidad, sólo están frecuentadas por pescadores y senderistas, además de vacas y avifauna de todo tipo. Una vez alcanzada  la Punta del Fraile, el sendero va tomando altura nuevamente y se nos va cerrando lamentablemente por culpa del poco tránsito que tiene, y donde el lentisco, jerguenes (Herguenes), jaras, zarzas y demás, te van cerrando el paso teniendo que recorrer un tramo de aproximadamente kilómetro y medio luchando e incluso en cuclillas para poder avanzar, por lo que se hace imprescindible llevar una chaqueta fuerte para no acabar como el “Cristo”. 

Por aquí hay que pasar
Tras ese tránsito dificultoso volvemos a disfrutar del mar y del monte bajo, así, vamos buscando nuestro próximo objetivo, que es la ensenada del Tolmo. Generalmente se utiliza este término para describir una entrada de agua circular o redondeada con una boca estrecha. Aunque coloquialmente el término se usa para referirse a cualquier bahía abrigada, tenemos que considerar a la ensenada como una entrada de agua de menor dimensión que una Bahía.

Ensenada del Tolmo
Dominando ésta, observamos la fortaleza del Tolmo, casi derruida, y aquí volvemos a tomar un  sendero que baja a la playa. Lamentablemente casi toda la costa está llena de restos de basura flotante,  y que por no tener accesibilidad en este caso, la limpieza es difícil, así que, esta situación va a peor con el paso de los años, ya que el ser humano, destructor por naturaleza, se entretiene tirando al río o al mar todo lo que pasa por sus manos y ya no le es de utilidad.

Sabura acumulada...
Una de mis distracciones cuando paseo por la montaña o el mar  (kayak) es recoger la basura que otros desaprensivos van tirando, ya que hay que tomar conciencia de intentar dejar la naturaleza un poco más limpia de lo que nos la hemos encontrado.

Paso complicado..
Al atravesar esta playa, volvemos a tomar altura sobre espectaculares acantilados, desde los cuales vamos observando un fenómeno geológico que se da en esta zona y es poco conocido, Flyschs de Algeciras, que están datadas del Eoceno-Oligoceno con unos materiales como arcillas, margo-calizas, calcarenitas y arenisca micáceas que van disgregando los materiales arcillosos, más blandos, y permaneciendo los más duros de caliza que forman una estructura de calas alternas a lo largo de toda la costa.

Flysch de Algeciras
Cruzamos la desembocadura del arroyo Botija, y el grupo de montaña de Chiclana  (con Gilberto y Mº Eugenia al frente del grupo), en pleno, tomó asiento en la pedregosa playa para retomar fuerzas antes de continuar la caminata hacia la cala de Arenillas, 

Nuestros montañer@s: Gilberto,  Juan,  Mº Eugenia y Paco
donde paramos a la sombra para degustar el almuerzo, y la sorpresa fue cuando Emilio sacó de su mochila un barril de 5 litros de cerveza… ¡rediós¡

Nuestro Restaurante
Tras el merecido almuerzo, salimos de la cala con rumbo costero y hacia la desembocadura del rio Guadalmesí,  en este lugar encontramos una bella torre de defensa de planta circular y en un  estado de conservación mejor que la anterior. 

Torre Guadalmesí
Una vez alcanzado este punto, y viendo la presencia de actividad humana (vehículos, casas…), cabe la posibilidad de plantear la ruta más corta trayendo un coche hasta aquí desde la carretera del puerto del Cabrito, por si no se tiene la posibilidad del bus, que es como lo hicimos nosotros con el Club de Montaña de Chiclana.
 Al subir a la altura de la torre, la visión del faro de Tarifa te da una falsa sensación de que la travesía ha terminado, pero aún quedan más de dos horas y media de caminar, subiendo y bajando, y disfrutando de unas formaciones geológicas impresionantes por todo el litoral. 

Se hace camino...
En nuestro caminar hemos dejado atrás muchas construcciones  defensivas que se han prodigado a lo largo de la costa por su situación estratégica a lo largo de los siglos, que van desde atalayas de vigilancia, torres medievales, torres de vigía, fuertes, puerto de origen púnico y, más recientemente casas cuarteles y bunkers, que se construyeron después de una calamitosa guerra civil, ya que el dictador pensó que las tropas aliadas podrían invadir por aquí, por tratarse de un punto trascendental, y blindó la costa con artillería para evitarlo… tuvo que suponer un gran gasto inútil para un estado, ya de por sí, castigado como consecuencia de la contienda.

Bunker y cuartel
Conforme vamos avanzando vemos las instalaciones del SIVE muy cerca del camino, así como, restos de embarcaciones abandonadas posiblemente utilizadas para la travesía del estrecho por grupos de inmigrantes. 

Sin comentario...
Tras una larga jornada entre dos orillas, llegamos a las murallas del castillo de Guzmán el Bueno (Tarifa).

Puerto de Tarifa
Ficha Técnica

Localización: Parque Natural del Estrecho
Población: Algeciras-Tarifa (Cádiz)
Altitud: 300ms
Distancia: 23 Kms
Desnivel: 350ms
Dificultad: Baja
Trazado: Lineal

domingo, 15 de mayo de 2011

TRAVESIA DE LAS HURDES A LAS BATUECAS


El poeta y cantautor extremeño, Pablo Guerrero, pone en las letras de sus canciones un toque de música que pasa tanto por el rock, jazz o incluso el flamenco para poner de manifiesto temas como el medio ambiente, multiculturalidad, migraciones y, sobre todo el derecho que todos tenemos a soñar, sin olvidar nunca sus raíces, como así lo manifiesta en su canción “La ciudad del nómada” que nos dice: 
 aquí la muerte dice nunca, nunca,
aquí los ángeles consuelan a los tristes,
aquí en los campos crecen amapolas,
aquí el viajero puede quedarse cuando quiera… 

por eso nos fuimos a esta tierra donde todavía podemos contemplar los campos de amapolas en primavera y donde sus campos te atrapan con dulces olores..
Las Hurdes es una comarca que desacertadamente fue dada a conocer por el cineasta, Luis Buñuel, con un precario documental en 1932 llamado “Las Hurdes, tierra sin pan”, este documental estaba basado en un estudio antropológico francés que Buñuel sólo se leyó por encima y sólo el título ya te indica que tiene poco de ensayo antropológico y, sí, mucho de invención, retocados de tintes surrealistas, en los que el autor se había hecho seguidor de esta corriente y que aún no había madurado.
 A través de este documental Buñuel intenta dar a conocer unos “problemas” (que no vamos a comentar porque el que haya visionado el documento sabe a lo que me refiero), que en realidad se daban en muchos rincones de nuestra España más profunda de la época, y que él ha adornado con bastantes efectos especiales del momento que hace que ya no tenga nada que ver con un documental pues pierde toda la realidad y credibilidad que debe tener este tipo de film, y se adentra en un sensacionalismo que incluso en la misma época los hechos acaecidos eran bastantes escandalosos por la realidad sociopolítica que atravesaba el país.
Ocasionalmente en muchos aspectos llevar el sello o firma de alguien conocido en las diferentes artes no es sinónimo de calidad, a veces para llegar a obtener ese grado de calidad hay que pasar por una serie de experiencias intermedias que te hacen reflexionar sobre los hechos, como le pasó a Buñuel, que tuvo que alegar que las Hurdes no era lo que él había reflejado. Y donde el gobierno republicano tuvo que prohibir su visión por la crueldad con que habían sido tratadas estas personas y la región, y tuvo que salir fuera de España para darla a conocer, y evidentemente la imagen de nuestro país quedó bastante mal parada.
Igualmente le pasó con la película mejicana “Los olvidados” que fue censurada en el país, aunque aquí hay una gran diferencia, ésta es una película y como tal género tiene cabida la imaginación y ficción, cosa que no puede darse en un documental, si cuentas la verdad tiene que ser real…
Bueno después de este pequeño preámbulo que creo que es necesario aclarar, porque Las Hurdes es una comarca donde los árboles te dan sombra y calma, el campo huele a jara y romero, donde el sabor del pan, el vino y la miel son diferentes y donde te quedarías para siempre…
La primera etapa de la travesía la iniciamos por el GR-10 que va de Valencia a Portugal atravesando las Hurdes. Nosotros la retomamos en la localidad de Pinofranqueado, aunque se puede iniciar desde Caminomorisco que sale del mismo pueblo y vas bajando por el arcén de la carretera y llegas a Pinofranqueado, una vez que pasas el puente del río de los Ángeles te encuentras el inicio del sendero a la izquierda que te lo indica como dirección a Ovejuela

Arqueria de La Sauceda
El primer tramo es un camino asfaltado de cemento hasta una fábrica de material de construcción, una vez pasada, no hay problema es sólo seguir por un buen camino hasta la arquería de La Sauceda que la bordeas a la derecha y sigues por el camino hasta el área recreativa de los Ángeles.

Meandro del río los Angeles
 El camino transcurre por una extraordinaria y frondosa  vegetación formada por jara, lirio, zarzamora, alcornoques, castaño, cerezo, la encina, enebro, olivo, pino. A pesar de que se observa las huellas del incendio ocurrido hace unos años la naturaleza se va regenerando y le está devolviendo su esplendor al campo. El sendero en todo momento va paralelo al río Ángeles que discurre limpio y con fuerza en sus aguas, salvando todo tipo de meandros, que se encuentra en su recorrido.

La tranquilidad..
 En esta área recreativa se encuentra una pequeña piscina aprovechando el ensanche del río y es utilizada en verano para el disfrute de la población.


Área recreativa
 Seguimos caminando siguiendo las marcas de GR y atravesamos el embalse del río Ovejuela y pasamos por las ruinas del antiguo convento franciscano de Nuestra Señora de los Ángeles del S. XIII y terminamos en el Chorrituelo de Ovejuela de unos 40m de altura.
Embalse del río Ovejuela
 El Parque Natural de Las Batuecas fue declarado como tal en 1978 y tiene una extensión de 35.000 Hras. Es un sotobosque mediterráneo con especies vegetales de pino silvestre, castaños, encinas, madroños, olivares, enebros y cerezo.

Puente de Las Batuecas..
Nos dirigimos al Convento del Desierto Carmelitano, construido a finales del s. XVI como lugar de vida retirada y eremítica, con ampliaciones durante los siglos XVII y XVIII. Con la desamortización de 1836 el convento pasa a manos privadas hasta 1915 que fue adquirido por los Carmelitas de Castilla y en 1936 por los Carmelitas Descalzos que han restituido de nuevo la vida eremítica.

Contemplación y recogimiento....
 Comenzamos la ruta en el mismo Monasterio donde el sendero transcurre paralelo al río Batuecas y el Ladrillar por la izquierda, y al santuario a la derecha, y se encuentra muy bien indicado y delimitado. 

Obra de ingeniería
 El sendero discurre por un bosque de pinos silvestres, castaños, encinas, madroños, tejos, enebros y olivos, y poco a poco nos vamos adentrando en el valle una vez pasamos un puente de piedra y unos metros más adelante una puerta de hierro. 

La tercera edad....
 Vamos ascendiendo por un sendero bien elaborado y pasamos por las carboneras y una vez pasamos un pedregal ascendemos al Canchal de Cabras Pintadas, es un abrigo de cuarcita que conforma todo el valle, y donde se encuentra un rico Patrimonio Prehistórico que han sabido perfectamente integrarlo y conservarlo en el Medio Natural.
Se trata de un conjunto de Pinturas Rupestre Esquemática naturalista, de cronología del Neolítico y Calcolítico. La técnica utilizada es simple y uniforme, de trazos lineales generalmente en rojo, ocre y negro.

Una obra de arte..
 La temática utilizadas por estas sociedades cazadoras y ganaderas es de barras y puntos seguidos, así, como zoomorfos y antropomorfos, algunos formando escenas.

El museo de todo/as..
  Conforme vamos ascendiendo el sendero se va estrechando, a lo largo del valle y en las zonas más altas existen numerosas ermitas disgregadas en su mayoría por los promontorios circundantes y cuyas ruinas las podemos observar a lo lejos.

La naturaleza...
 Desde aquí parte el GR-10 que nos llevará hasta la localidad de la Alberca y desde la Alberca puedes subir a la Peña de Francia (1723 ms). Para ello nos desplazamos a la salida del pueblo de la Alberca que parte un camino junto a la ermita y es el comienzo de la ruta, el primer tramo es accesible por un terreno llano de

GR-10 sendero de subida a La Peña de Francia
bosque de quejigos, conforme avanzas comienza a ascender por una fuerte pendiente, el camino está perfectamente señalizado, se llega a un punto donde confluyen los tres grandes recorridos el GR-10, GR-182, GR-183. Conforme vas avanzando puedes disfrutas de rebaños de cabras montesas. 

Crecimiento de rebaño de Capra Pyrenaica

A pocos metros de la cima de La Peña encontramos las 12 cruces del Vía Crucis realizado en piedra granítica.

Vía Crucis de granito
En la cima se encuentra un convento de los hermanos dominicos (s. XIV), y un santuario consagrado a La Virgen de La Peña de Francia que es una talla  románica negra, y cuenta la leyenda que fue el francés Simón Roland en 1438 quien la descubrió y levantó cerca del santuario una capilla llamada La Blanca porque fue allí donde se  encontró la imagen.

Complejo urbanístico del s. XIV
Donde hay conventos de los dominicos suele haber hospedería gestionada por dicha comunidad. Alrededor de este complejo se levanta una muralla que bordea toda la peña y desde donde se puede divisar las provincias limítrofes como Zamora, Cáceres, Portugal y el embalse de Gabriel y Galán.

lunes, 2 de mayo de 2011

CUEVA DE LAS DOS PUERTAS


Escuchar las voces de los extremeños Luis Pastor y Bebe es pararte en el tiempo, donde se fusionan por un lado, el poeta, el juglar, reivindicativo y popular de las injusticias del cantautor Luis Pastor, junto a la serenidad, juventud y toque femenino de Bebe. Dos voces que van buscando la belleza en la melodía y la palabra en su canción Aguas Abril ..

“Aguas Abril, 
flores en mayo, 
aunque sonrías no soy feliz. 
Junio me quema y llega Julio quizás me vaya”….

Nosotros en este abril de lluvias nos fuimos a Cueva de las dos Puertas (Grazalema). Para divisar Grazalema  desde el “cielo” tenemos que subir a la “Cueva de las dos Puertas”, que no es nada más que una cavidad de caliza que debido a la erosión se ha desprendido una de sus partes quedando un arco suspendido. Una vez dejamos el coche, en cualquiera de los dos aparcamientos que dispone Grazalema en su parte alta, accedemos a la sierra por la entrada indicada a la ermita del Calvario. El acceso se hace por una calzada elaborada en piedra y se va ascendiendo por un bosque de pinos, cipreses y acebuches que en apenas 500m salvamos un desnivel de unos 70ms y nos encontramos en la ermita del Calvario. Actualmente es otro reducto más de nuestro Patrimonio Religioso (s.XVIII), que se encuentra abandonado, habiendo  sido utilizado para el culto hasta mediados del s.XX, siendo destruido en su mayor parte en la Guerra Civil.

Ermita del Calvario
Seguimos ascendiendo por la ladera NE de la sierra del Endrinal, por el sendero indicado con una flecha negra y amarilla, al principio hay que ir con cuidado porque hay tramos que te puedes despistar y salirte del camino.

Este es el camino
 Una vez vamos cogiendo altura podemos divisar toda la población de Grazalema, y la Ribera de Gaidoval así como toda la campiña del Parque de Grazalema.
Vamos atravesamos un bosque de pinos y llegamos a la zona rocosa de los Tajos de Peñaloja, la vamos a travesando por un sendero muy estrecho y pedregoso.


Se trata en ocasiones de un desfiladero muy aéreo desde el cual se divisa el puerto de los Alamillos, entre otras cosas.

Vista de la pendiente..
 Una vez superada esta zona llegamos a una zona más llana y boscosa en la que vamos girando a la derecha y nos adentramos en el puerto de Retacapas, donde nos adentramos en una zona de grandes lapiaces, y desde donde podemos observar muy cerca el Reloj y el Simancón.


A partir de este punto vamos caminando por la crestería de la zona de calizas, seguimos la flecha, y giramos

Una bonita cresta..
 hacía la derecha y nos encontramos con un arco de roca caliza, que originariamente sería una pequeña cueva pero por la erosión del agua y viento se han ido desprendiendo parte de una de sus  zonas laterales quedando

Una vista..
 sólo unidas por su parte superior, llamándola Cueva de las dos Puertas porque tiene vistas a los dos lados de la sierra.
Otra vista..
Una vez dejamos la cueva seguimos avanzando por la zona de crestería pero hay que ir atento a la flecha que te indica a la derecha que es la bajada, si continuas por una serie de hitos de piedra te lleva a una zona que no
 tiene salida y tienes que retroceder.

Un terreno para saltar..
 Así, que seguimos la flecha a la derecha y vamos bajando por un sendero bien establecido y en poco tiempo podemos ir viendo de nuevo las vistas de Grazalema y bajamos por un zona de bosque de pinos que está en su fase de tala.

El pueblo
A partir de aquí podemos disfrutar de las mejores vistas del Peñón Grande. Este camino nos lleva hasta el camping Tajo Rodillo, situado a pie de carretera en la misma entrada al pueblo, terminando la ruta de modo circular donde la empezamos.

Ficha Técnica:

Localización: Parque Natural de Grazalema
Población:Grazalema (Cádiz)
Altitud:1234ms
Distancia:10Kms
Desnivel: 400ms
Dificultad: Baja
Trazado: Circular