martes, 29 de enero de 2013

TORCAL ALTO


Acababa de caer una nevada al llegar al Torcal Alto, en Antequera, de hecho el asfalto estaba cubierto por un fino manto níveo que no duraría mucho, pues ya eran las 9 de la mañana y seguía cayendo una persistente precipitación, pero en forma de agua, ya que, es una zona de media montaña con una altura de 1369m.
La temperatura estaba en 1 grado centígrado, y hacía un fuerte viento, pero ya que estábamos allí, decidimos dar un paseo entre las formaciones de caliza más espectaculares de nuestra Andalucía, con permiso de otros macizos del sistema Subbético y Penibético.


Estas rocas tienen su origen en la era Mesozoica, durante este periodo la placa ibérica situada al norte del mar y la africana, al sur, y como consecuencia de  la orogenia alpina, fue cuando se produjo un choque entre ambas, que provocó  el levantamiento de los materiales que estaban sumergidos bajo las aguas, y de esta forma fueron tomando diversas formas y una altura considerable que a lo largo de los miles de años el viento, el agua y fracturas han ido modelando estas rocas dándole forma, en algunos casos, de verdaderos monumentos artísticos.


Realizar cualquiera de las rutas que te recomienda el parque, es como adentrarte en una ciudad de piedra, donde se conjugan las calles amplias, con pequeños angostillos estrechos, donde puedes mirar a tu alrededor y observar pequeñas plazas cubierta de un herbaje verdoso, donde el conjunto pétreo con sus mil formas, columnas y rincones que te circundan en un mundo mágico, el mismo que te envuelve escuchar a Marillion y ya puedes dar rienda suelta a tu imaginación.


Podemos decir que el Torcal de Antequera a diferencia de otros, pequeños torcales que se han formado en la región, podemos disfrutar de variedades geomorfológicas únicas, con entramados laberinticos, hermosas grietas, diaclasas, torres, depresiones, simas, dolinas, lapiaces, embudos, pasadizos, puentes naturales…


Este espacio posee la protección de Paraje Natural, por la Junta de Andalucía, y hay instalado un centro de visitantes muy didáctico para los niños, por lo tanto es frecuente encontrar cientos de personas un domingo cualquiera en este enclave, así que, si somos aficionados a la fotografía, lo aconsejable es madrugar, y llegar allí amaneciendo, para comenzar nuestra caminata antes de que abra el centro, de esa manera estaremos tranquilos en nuestra toma de imágenes.


lunes, 21 de enero de 2013

CICLOGÉNESIS RELOJERA


Desde junio de 2011 no acudíamos a Villaluenga, y la diferencia de temperatura con nuestra visita de este domingo ha sido abismal. Los partes meteorológicos anunciaban una ciclogénesis explosiva para el fin de semana, y no se equivocaron. Salimos desde la plaza de toros del pueblo, hacia la finca Los Navazos, con fuertes vientos y 5 grados de temperatura, que fue descendiendo mientras nosotros hacíamos lo contrario, y cerca de Pocillo Verde, la cencellada era espectacular, pero muy incómoda por la zona boscosa, ya que el fuerte viento, zarandeaba los arboles, haciendo caer el hielo formado en sus hojas.


La ascensión al Reloj, ha sido la más difícil de cuantas hemos llevado a cabo, pues el viento formado por este curioso fenómeno de formación de ciclones, provocaba situaciones en las que el viento llegaba 


a parar, y en dos segundos alcanzaba una velocidad superior a 120 km/h. Nos llegó a tirar literalmente al suelo en más de una ocasión.


Al bajar, nos refugiamos para comer en un pequeño chozo, conocido por mí desde hace unos ocho años, y empezó a nevar copiosamente. Nunca nos había coincidido una nevada tan fuerte en el Endrinal, y la verdad es que menos mal que comimos bajo techo. Este chozo se construyó para que las personas que se dedican a trabajos forestales no tengan que estar subiendo y bajando al pueblo. La viga del techo, que se construyó en 2 piezas, se subió a mulo desde la villa. En su día, estaba cerrada con candado la puerta, y hace unos años la dejaron abierta para que la pudiésemos usar los senderistas, pero si no se cuida…
La experiencia fue emocionante, tanto como escuchar a Lolo Ortega con Raimundo Amador sacando blues a sus guitarras flamencas.
El regreso estuvo pasado por agua, pero el disfrute fue pleno, y es que las zonas de umbría están cargadas de musgo, dando un ambiente de cuentos de hadas cuando deambulas entre rocas y encinas.


Arribamos a la villa longa y fuimos a comprar un buen queso de oveja, de un pequeño productor local, que no pasteuriza la leche y además usa cuajo natural para su coagulación. La diferencia de sabor es notable.

jueves, 17 de enero de 2013

CERRO DE LOS MACHOS


3327 metros es buena altitud para asomarse a un balcón excepcional del barranco de Guarnón, Corral de Valdeinfiernos, Crestones de Rio Seco, Juego de Bolos, Nortes de Alcazaba y Mulhacén, Norte de Veleta… y con nieve, mar de nubes, vientos de componente Norte, dos grados bajo cero, y un comienzo del día a oscuras desde la Hoya de la Mora, hacen la ecuación perfecta para que el paisaje se disfrute eternamente.


Solo dos veces, mis pies han hoyado la cumbre del Cerro de los Machos, y esta vez ha sido por el lado fácil, de hecho, solo tendremos que avanzar por la vereda que asciende a la Carigüela del Veleta, donde sorprendentemente arribamos sin necesidad de ajustarnos los crampones, en unas tres horas, y bajar a la Sur, para entrarle al mencionado cerro, por donde más coraje nos de.


En la Carigüela coincidimos con montañeros alicantinos, que era la primera vez que iban a subir, y a uno de ellos, Fran, lo conozco del punto de encuentro por excelencia de los montañeros andaluces y adyacentes: El foro de Nevasport.


La sensación de frío fue suficiente para helarte las manos incluso con buenas manoplas; Ha sido nuestra primera ruta invernal de alta montaña de  la temporada, y  la verdad es que escogimos una fecha muy 


acertada, pues la nieve estaba muy dura, aunque escasa,  y se avanzaba con rapidez. Con las nieves caídas al día siguiente (domingo 13), se habrá complicado un poco más la montaña, pero habrá que ir 


en breve a plantearnos nuevos retos, como los que han planteado Guadalupe Plata con su nuevo disco, en el que siguen dando cancha al blues añejo, distorsionado, pantanoso y guitarrero. Alguna conexión debe haber entre Úbeda y Mississippi para que Pedro, Jimena y Paco suenen tan bien.


Mencionar, que la sombra de Sierra Nevada al amanecer, es algo que merece la pena disfrutar a partir de 2800m de altitud… y si es en cumbre, mejor.

martes, 15 de enero de 2013

PICO LA BANDERA


Para bajar un poco la cena de fin de año con sus correspondientes polvorones decidimos darnos una caminata el día de año nuevo y, así, comenzar 2013 con una marcha por el pinar del Parque Natural de Tamadaba.
Para ello nos dirigimos hacia la población de Agaete, en el noroeste de la isla de Gran Canaria; para acceder al parque tomamos la GC-220 en un cruce que sale de la GC-2, una vez pasado Gáldar, y  al pasar Caideros, tomaremos todos los cruces hacia la derecha, hasta el Embalse de los Pérez. Una vez que te adentras en el parque las curvas y el paisaje se apoderan de ti, cada curva te va sorprendiendo con nuevas vistas de barrancos, acantilados, paredes escarpadas y macizos que le dan a la zona un aspecto muy boscoso en contraste con el paisaje erosivo que predomina en la isla. Es una zona donde los pasos angostos, collados, hondonadas y depresiones se suceden y donde el pino ha encontrado su máximo desarrollo en toda la isla, ya que, son buenos captadores de agua que revierten en varias presas que lo rodean y por ser el que se encuentra más al borde del mar atlántico.
La gran extensión de Pinus canariensis se debe a una repoblación de los años cincuenta del siglo pasado, aunque no debemos obviar la riqueza de su sotobosque en tomillos, brezos, helechos…
Dejamos el coche en la entrada de la presa de los Pérez y empezamos a ascender por un sendero muy 


bien definido y muy vertiginoso, donde vas ganando desnivel en muy pocos metros, hasta que llegamos a un cruce de caminos que nos indica a la derecha el área recreativa de Llanos de la Mimbre y, si seguimos recto vamos directamente al pico de La Bandera, decidimos desviarnos hacia el área



recreativa, para disfrutar un poco mas de este pinar precioso, con las barbas de capuchino que cubren parte del tronco y cuelgan de las ramas dándole un aspecto de colorido y misterio al pinar y también para disfrutar de las vistas, desde arriba, de la costa atlántica.




Esta área de acampada está muy bien acondicionada con fogones, mesas, bancos, agua y servicios, como ese día era fiesta, a la hora que pasamos por allí ya iban llegando coches de canarios para pasar el día.
Nosotros seguimos ascendiendo unos metros por la carretera hasta unas casas, que son de vigilancia de los guardas forestales y justo al lado de estas se abre el camino que te da paso al pico La Bandera.
El viento, conforme íbamos ascendiendo, se volvía mas fuerte y nos adentramos en una zona de niebla espesa que no nos dejaba ver a mucha distancia, pero conseguimos alcanzar el vértice geodésico 


situado a 1448m. No pudimos permanecer mucho tiempo, en la cumbre, debido a la fuerza del viento que resultaba bastante desagradable y comenzamos a bajar, pero no lo hicimos por el mismo sitio sino que prolongamos el camino que traíamos, pasamos por una torre de vigilancia del parque, que funciona en épocas de riesgo de incendio, y fuimos haciendo una circular a la cumbre de Tamadaba.


Una vez nos incorporamos al mismo sendero que llevábamos a la subida seguimos bajando rumbo al embalse de los Pérez, pero en el último tramo nos desviamos por un sendero a la derecha para bajar a la 


presa de Lugarejos, situada a más altitud que la primera, la cual bordeamos, ya de regreso a la presa de los Pérez que era nuestro inicio de ruta y objetivo de llegada.


Ha sido un buen comienzo de año, de temporada montañera, cultural, y como no, musical, pues escuchar a Allman Brothers Band a comienzos de año es una de las mejores sensaciones que te puede regalar esta vida, si es que hay otra. El grupo de Gregg y Duane Allman, empezó joven, con mucho sentimiento, de hecho, el directo en el Fillmore East debe ser uno de los mejores discos de todos los tiempos, y Whipping Post, un tema que no se si calificarlo de majestuoso, sublime, o simplemente excepcional. La verdad es que la innovación de usar dos guitarras, bajo, teclado y dos baterías, dio un resultado inmejorable para le época… y a día de hoy… ya sabemos que la cabra, tira para donde tira. Seguiremos caminando por Gran Canaria.

domingo, 13 de enero de 2013

MASPALOMAS


El punto más meridional de Gran Canaria es el faro de Maspalomas, zona que hoy cuenta con una gran urbanización de hoteles para dar cabida a la mayoría de los visitantes que recibe esta isla.
Entre este faro, con 54,7 metros de altura, y 60 msnm, es de características similares al de Chipiona, con una fachada de la vivienda, de estilo muy ecléctico. Guía a navegantes desde febrero de 1890.


 Entre este faro y la playa del Inglés, se extiende la Reserva Natural Especial Dunas de Maspalomas, con una superficie dunar de más de 403 ha, que comparada con nuestra cercana duna de Bolonia, que tendrá unas 8 o 10 hectáreas, el contraste es abismal. Es como si estuvieses en un desierto, pero rodeado por el mar. Comenzamos nuestra caminata por este mar para irnos adentrando y cogiendo altitud por las dunas de color dorado que contrasta con el resto de la isla, que son playas de color ennegrecido. Este ecosistema de dunas se genera gracias a los materiales graníticos procedentes de organismos marinos que se van fracturando por la acción de las corrientes marinas y por la acción del viento.


El viento que en esta zona suele ser fuerte ejerce una acción necesaria y muy positiva en la formación de las dunas que van acumulando la arena detrás de los balancones (la vegetación que permite la creación de las dunas). Normalmente estas plantas son enterradas por la acumulación de las arenas si no


alcanzan una altura considerable. Estos arenales suelen ser normalmente móviles ya que se van desplazando por la acción del viento. Al ser un  espacio bastante amplio cuando te vas adentrando en los montículos te da la sensación que estas en un desierto, donde solo ves las paredes de la duna y donde  puedes ir apreciando de donde viene la dirección del viento, bien por sus formas cóncavas o convexas en contra del viento dominante.


Siempre es placentero caminar por estas arenillas que suelen tener un tacto muy fino y la sensación es muy agradable. Una vez que disfrutamos de las vistas en las crestas de las dunas, que algunas pueden alcanzar una altura de una decena de metros, comenzamos nuestra bajada para retomar de nuevo nuestro paseo playero.