domingo, 29 de septiembre de 2013

HURONES


El otoño ha comenzado hace apenas unos días, el equinoccio se ha hecho notable y hay que madrugar para aprovechar las horas de luz.
Las predicciones eran de lluvia al 100% de probabilidad, y así fue, pero ya habíamos planeado esta salida con Javi, para que no coincidiese con los turnos de trabajo, y como nos gusta variar las sensaciones, no dudamos un ápice y mantuvimos firme el horario de nuestra cita.
Pensamos que cuando se practica algo se hace por sentir una emoción, no por auto imposición o por el mero hecho de aparentar o cualquier otra respuesta. Si alguna actividad ya no te aportase energía o te resultase monótona, podrías caer en la tentación de abandonarla…
La llegada a la orilla del embalse se convirtió en una auténtica jornada de trabajo que nadie esperaba, y cuando nos sentamos en nuestras piraguas (aquí vamos sentados), casi empezamos a relajarnos, más que a activarnos.
El viento del Sur, arreciaba por momentos, convirtiendo el avance en una tarea dificultosa. Rodeados de agua, foresta y montañas, como La Silla, que debe su nombre al parecido en su arista cimera con una silla de montar, fuimos acercándonos a un islote que se sitúa en el centro del embalse.
Rodeando dicha isla comenzó a llover torrencialmente, en la zona de barlovento, y la sensación que sentimos todos fue muy placentera… ver como las gotas borbotean en la superficie del agua azotada por el viento mientras remas tranquilamente junto a la orilla bajo los eucaliptos, que te sirven de techo… no tiene nombre… igual que escuchar el blues pantanoso, eléctrico y clásico de Sherman Robertson.
Tras una grata comida en aquella frondosa porción de tierra rodeada de agua, disfrutando de la mesa de aluminio porteada por Javi y Xema en las bodegas de sus Finisterre y Shark, respectivamente y de la cerveza fría (que aprovechados son esos tambuchos), nos echamos de nuevo al agua, y Miguel y Alejandro estuvieron probando las sensaciones de otros kayaks distintos a los suyos… es lo bueno de estas reuniones de amigos.
Poco antes de llegar de vuelta al lugar donde comenzamos nuestra singladura, la naturaleza nos obsequió con un chaparrón brutal en el que todos empezamos a disparar fotos mientras disfrutábamos de aquel incomparable momento.




Foto del móvil de Miguel  Angel Cabeza de Vaca

Foto gentileza de Miguel Angel Cabeza de Vaca 





Vehículo remolcado por Miguel Angel Cabeza de Vaca
Os dejo el vídeo de este día, el  montaje ha sido realizado por Alejandro (SENKABI)

                                            http://vimeo.com/80382147

lunes, 23 de septiembre de 2013

Guadarranque – Algeciras en kayak

--> -->
Hemos quedado con Xema en la bahía más meridional de Europa para mover un poco los brazos y disfrutar del paisaje algecireño. Buen enclave para estrenar kayak.
El mar estaba perfecto para llevar a cabo una remada tranquila y a la vez emocionante, ya que rodeados de tanto buque, estás todo el día alerta por si algo se mueve.
Salimos frente a la torre vigía de Carteia, pasando frente a la playa del Rinconcillo, y llegamos hasta la Dársena de Algeciras, a la altura de la avenida Virgen del Carmen. Nos acordamos de Salvador, alma mater del blog “Mi Rincón Mi Sitio”, pues últimamente estamos cruzados y no llegamos a vernos…
En la entrada a la dársena se yergue una escultura que reproduce las embarcaciones representadas en la cueva de Laja Alta, en Jimena de la Frontera.
Observar los “volaores”, es algo a lo que no estamos acostumbrados los habitantes de la otra bahía… por eso es conveniente cambiar de escenario… de vez en cuando, igual que, de vez en cuando hay que volver a las notas de Porcupine Tree, donde Steven Wilson nos deleitará con una melodía muy dulce en su voz a la vez que nos obsequia con potentes riffs de guitarra.
A la vuelta, la visión del peñón de Gibraltar era bastante clara y el mar invitaba a adentrarse, acción que llevamos a cabo para cambiar las sensaciones de la ida, además de sacar provecho a las excepcionales vistas de Sierra Carbonera, donde posiblemente realicemos alguna ruta esta próxima temporada… de ser así, se cumplirían unos 33 años de la primera ascensión de uno de nosotros; pero claro, esto ocurrió el domingo 15, y de ahí en adelante, algún desaprensivo ha metido fuego por la zona… no se puede uno hacer una idea de la cantidad de residuos orgánicos carbonizados que flotan en la bahía… un verdadero desastre… nosotros contribuimos en la medida de nuestras posibilidades recogiendo algún plástico a la deriva, con habilidad esquimal, usando la pala al paso.


Desembocadura de Guadarranque


Playa del Riconcillo


Dársena del puerto de Algeciras


Bahía de Algeciras con Sierra Carbonera al fondo

jueves, 19 de septiembre de 2013

Estany Negre, Coll de Monestero, Estany de Sant Maurici

-->
Tras varios días de pirineísmo, no podíamos dejar de visitar Espot y el Parque de Aigüestortes, ya que era una de las asignaturas pendientes que teníamos en la cordillera, y nos ha emocionado plenamente la visita.
Madrugamos un 5 de agosto y saliendo desde Espot, tomamos el sendero empinadísimo que discurre paralelo al río de Peguera, y que a través de un tupido bosque de coníferas pasa por el pequeño Estany de Lladres.
Habíamos comprado el plano en Espot, y nos fue de mucha utilidad durante el recorrido. No aconsejamos a nadie meterse en este parque sin plano, pues hay una cantidad de caminos impresionante.
Cruzamos un prado muy verde, la zona es llamada Les Feixetes, realmente preciosa, pues la primavera está en todo su esplendor. En la Collada des Feixetes podemos disfrutar de uno de los muchísimos saltos de agua que jalonan el recorrido, y al asomar nuestras naricillas por la represa del Estany Tort de Peguera, nos invadió una emoción de asombro absoluto. Se trata de un rincón tan extremadamente bello y con una cromática tan brillante que aunque no tenga nada que ver, me atrevo a compararlo con la belleza de Jökulsárlón, en Islandia.
En este enclave se sitúa el Refugio Josep María Blanc, a 2318m, en el lugar más bonito en el que se pueda construir un chalet. Forma parte de la red de refugios que sirven de pernocta para la popular travesía Carros de Foc.
El lugar es para quedarse, pero no nos entretuvimos más que el tiempo necesario para un avituallamiento de altura. La ruta prometía ser larga, así que con premura avanzamos hasta llegar a una arista donde se divisan el gran Estany Negre de Peguera y el anterior, pero además, como el año ha sido abundante en agua, y aún queda bastante nieve, el Estany Trullo se une con el Tort de Peguera.
Antes de alcanzar el collado que baja al Estany de la Coveta, miramos hacia atrás, y creemos que vamos a tardar muchísimas vidas en olvidar aquella imagen.
La verdad es que es el lugar perfecto para pararse y escuchar o canturrear, a falta de dispositivos electrónicos, la canción Suela de Alpargata, de Barricada, en la que nos recuerdan lo dura que fue la vida de las personas que se tuvieron que echar al monte durante el transcurso de la guerra y en tiempos de la dictadura franquista. Estos parajes tan bellos fueron lugar de escondite de muchos maquis, que con aquellos medios, vivieron alejados de sus casas y sus familias… ahora nosotros no podemos imaginarnos esa vida, impuesta, pero no la debemos olvidar.
Pues como que continuamos ascendiendo, buscando el Coll de Monestero o de Peguera, de 2716m, con unas vistas preciosas de Els Estanyets, (algo así como las 7 Lagunas de Sierra Nevada) el punto más elevado alcanzado por nosotros y al que arribamos pasadas la una de la tarde, por lo que decidimos almorzar a la sombra de una buena piedra.
Junto a nosotros se yergue el Pic de Monestero, precioso, y seguramente con unas vistas espectaculares, pero la empresa que nos atañe, se va adentrando en las horas de calor, y decidimos continuar y bajar del collado hacia la otra vertiente, por un terreno arenoso, complicado de bajar y totalmente caótico en la distribución de las enormes rocas que lo tapizan.
Paramos a llenar de agua las mochilas y a tumbarnos un rato a la sombra de unos pinos, muy cerca del Estany de Monestero. El agua del río es tan transparente, que desde arriba, daba la impresión de estar turbio, pues lo que ves es la arena del fondo.
Alcanzado el Estany de Monestero, sólo nos queda la opción de rodearlo y continuar bajando hacia el lago que da nombre al parque:  Estany de Sant Maurici. Las dimensiones de los pinos que jalonan el recorrido por esta zona son descomunales, y la cantidad de agua de la que hemos disfrutado todo el trayecto ha sido exuberante.
Al paso por el lago San Mauricio, tienes una panorámica buenísima de Els Encantats, que con sus 2748m son los picos más emblemáticos del parque, con formaciones afiladas como agujas, y objetivo de muchos escaladores.
Lo mejor que se puede hacer una vez llegado aquí, es tomar un taxi y bajar a Espot, error que cometimos nosotros pensando en el purismo de la travesía y obviando el transporte mecánico, lo que nos costó dos horas más de esfuerzo añadidas al ya de por si duro recorrido. Al final llegamos, pero tras 13 horas y media de incesante caminar.
Ha sido la última travesía pirenaica realizada en 2013…, tras 20 días de pirineísmo puro y alguna visita más al Sistema Ibérico. Se echará de menos este majestuoso paisaje, que revivimos en la tele, viendo algunos de los finales de etapa de La Vuelta.


Río Peguera

Les Feixetes

Estanys de Trescuro


Represa del Estany Tort de Peguera

Refugio de Josep María Blanc

Estany Trullo

Estany Negre

Pasos de ferrata por encima del Estany Tort

Vista de los dos lagos

Estany de la Coveta



Estanyets superiores

Estanyets inferiores

Pico de Monestero


Coll de Monestero

Sobre Monestero

Estany de Monestero

Els Encantats

Lago Sant Maurici

                                                Datos técnicos

Localización: Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici

Población: Espot (Lleida)

Altitud Máxima: 2716 m

Distancia recorrida: 29 kms

Desnivel: 1940 m

Tipo de Trazado: Circular

Clima: Alta montaña

Recomendaciones: Es conveniente comenzar la ruta muy temprano, a ser posible sobre las seis. En el Lago San Mauricio, tomar un taxi para bajar a Espot, pues te ahorras dos horas de caminata.


lunes, 16 de septiembre de 2013

LA LÍNEA DE DEFENSA P


A lo largo de la Historia la cadena montañosa de los Pirineos ha sido frontera  natural con el resto del Continente, y se han edificado en los pasos claves un sin fin de construcciones defensivas que van desde las famosas torres vigías, caminos, monasterios hasta castillos que ejercían una labor de comunicación con el resto de Europa.
Pero tras la implantación de la dictadura de Franco y bajo una personalidad temerosa e insegura que no deja de especular en la posibilidad de ser atacados por los defensores de la restauración de la República, aunque lo más seguro, es que el dictador tuviera miedo de ataques de sus propios aliados: los alemanes y los italianos.
Estos temores llevaron al dictador  y a toda la cúpula militar a elaborar un proyecto de construcción de 10.000 fortificaciones militares a lo largo de toda la vertiente pirenaica denominada “La línea defensiva P” (de Pirineos) y que era un extracto en líneas reducidas de la “Línea Maginof” francesa.
De esta forma desde el año 1939 al 1959 miles de soldados de reemplazo se vieron obligados a trabajar para levantar unas seis mil fortificaciones, entre búnkers, nidos y centros de resistencia construidos en las cabezas de los valles fronterizos y que nunca llegaron a ser utilizados. Muchos de ellos han servido de cobijo de animales, o lugar de paso para pastores y cazadores, otros han sido cubiertos por la maleza y otros han sido derruidos, otros de basureros…
Hoy día hay muchos Ayuntamientos que están recuperando este Patrimonio Histórico (aunque tuvo unos fines militares no dejan de pertenecer a nuestra historia más reciente). En concreto en el valle de Tena, en la zona de Biescas, se encuentra el Núcleo de Resistencia 106 (Hoz) se  compone de morteros, cañón contra carros, cañón de infantería, abrigos de sección, todos ellos  se encuentran en el desfiladero de Santa Elena, por donde discurre el río Gállego, y su misión era la de batir el espacio aéreo dentro de su radio de acción y la defensa de pasos naturales. En esta zona también podemos observar desde el mirador de Santa Elena todo el valle glaciar y el flysch.
En el valle contiguo hacía el oeste nos encontramos con la población de Canfranc donde están recuperando su antigua estación de ferrocarril que unía España con Francia por vía férrea. También allí están llevando a cabo una buen labor de restauración y recuperación de la “Línea P”, en concreto el sector 24, que lo integran 13 elementos fortificados cuyo objetivo era defender la estación internacional y el túnel meridional de acceso a España.
Algunos de los búnker han sido habilitados para peregrinos que realizan el camino de Santiago y como refugio de montañeros, esta iniciativa ya la han llevado a cabo en otros lugares del Pirineo.
La construcción de la carretera, en el siglo XIX, que unía España con Francia por el puerto de Somport se le plantea a España la construcción de dos torres fusileras para la defensa de esta nueva vía de comunicación. Actualmente sólo se conserva una Torre de Fusileros que se encuentra restaurada y es posible su visita, donde puedes observar una exposición de pinturas, esculturas y de instrumentos musicales japonés, todo un lujo de rehabilitación. Donde su edificio de arquitectura militar de planta elíptica y defendida por un foso.
Consta de cuatro plantas y disponía de capacidad para alojar a 25 soldados, albergando cocina, enfermería, cuarto de oficial y calabozo, han pasado a ser un centro de interpretación del Parque Nacional de los Pirineos y del Camino de Santiago.
Esto debería de servir de ejemplo para otras comunidades que tiene abandonado este tipo de arquitectura militar  y de otra  índole. Donde sería un buen ejemplo de desarrollo sostenible para la comarca  fomentando empleo y turismo e investigación de la historia bélica.
Recomendación: Para saber más del tema se puede ver la película "El rey de Canfranc".

Interior de la trinchera 106


Batería 106




Embalse de Búbal

Río Gállego
Desde la carretera que sube al Portalet se observa la batería.

Interior de la Estación Internacional de Canfranc
Estación de Canfranc



Torre de Fusileria a la entrada del túnel de Somport




Plaza Mayor de Canfranc pueblo