miércoles, 23 de mayo de 2018

Desde La Almoraima a Venta El Frenazo.


Hace ya unos años que seguimos el blog de J Fernando Zaballa, un interesante compendio de ascensiones montañeras y otras caminatas de interés. El proyecto de unir el único punto geográfico de la península donde se separan las aguas hacia tres mares diferentes con el enclave donde se unen dos de esos mares, es desde luego una empresa original donde las haya, complicada desde su inicio, y aventurera con mayúsculas. Caminar desde el Pico Tres Mares, situado en la linde entre Cantabria y Palencia, hasta Tarifa, en el Sur de Andalucía, ha sido una aventura que les ha ocupado cuatro años, más de 2000 kilómetros, y seguro que algún par de botas. Un reto digno de admirar que se ha podido seguir en su blog, y que probablemente sea pionero, al menos en la forma en la cual ha concebido esta Transiberikanzehar. Con música, la letra entra:
Pezband es una banda de Power Pop formada en el año 71, en Illinois, aunque no graban su primer álbum hasta seis años más tarde. Sus componentes han grabado con grandes instrumentistas de diversos estilos, y han tocado en directo con importantes formaciones. Algunos de sus miembros han sido músicos de sesión, que han grabado con personajes históricos, como el mismísimo Chuck Berry. Hablamos de una banda curtida y de calidad que ofrece interesantes discursos.
Dos historias, la musical y la montañera, con bastante similitud.
Pues el sábado 19 tuvimos el honor de acompañar a Eutikio y Fernán en su septuagésima quinta etapa de esta incomparable aventura, a sólo dos jornadas del final.
Quedamos en la Venta La Cantina, de la Almoraima, para conocernos, desayunar, y acordar con la familia de Aurea y Kike la recogida en la Venta El Frenazo. El recorrido lo preparó Fernando por el GR7, pero hay que añadir que por esta zona está muy deteriorado, abandonado, sin señalización… es una pena, pues se trata del sendero que une Tarifa con Atenas… parece mentira que no esté preparado. El primer tramo discurre por una antigua carretera, la CA-5181, que ha sido prácticamente absorbida por la vegetación. Es muy difícil transitar por ella, cuando debería ser incluso ciclable. Varias portillas nos interrumpen el paso, algunas con candado, por lo que hay que ingeniárselas para continuar.
El paso junto al Centro de Reciclaje Sur de Europa es dantesco, tanto por el olor como por el paisaje.
Vemos de cerca el embalse de Charco Redondo, lo que nos indica que ya estamos cerca de Venta El Frenazo… arribando a buena hora para comer, aunque estaba completa y nos marchamos a Los Timbales.
Un placer compartir esta etapa con estas maravillosas personas, y desde aquí, les damos las gracias por toda su atención y la buena jornada que nos hicieron pasar. La Transiberikanzehar ha terminado… pero seguro que ya tienen nuevos y atractivos proyectos en la mesa.

Irteera.

Cómodo camino el que encontramos al inicio.

Foresta.

El salto.

Por aquí tiene que ser.

Bornizo.

Las cigüeñas, sucias, campan en "lo segao".

Entrando a finca.

Algunos no se enteran.

Esto no es necesario... y lleva años ahí.

Primeras indicaciones del GR7 en todo el día.

Laguna artificial junto al vertedero.

Si entre todos colaboráramos un poco...

...consumiendo menos... la montaña es de basura.

A la busca de la sombra para picar algo.

Etorrera.




lunes, 7 de mayo de 2018

Benaocaz – Dornajo, contemplando los arroyos.




Saliendo de Benaocaz por la fuente del Tejar, nos encontraremos varios cursos de agua antes de llegar a la casa del Dornajo. La mañana estaba bastante cerrada, y había estado lloviendo por la noche, es el momento idóneo para hacer esta ruta, ya que veremos las pequeñas chorreras que se suceden por toda esta parte de la sierra.
Una vez cruzado el arroyo del Pajaruco, y comprobado que tenía bastante caudal, llegamos a la Casa del Dornajo, donde el sonido del agua llama nuestra atención. La visibilidad es muy reducida y está todo chorreando, por lo que hay que caminar con mucha precaución.
La propuesta fue bajar directo al encuentro del arroyo las Piletas y cruzar hacia Benaocaz… fuera de sendero, siguiendo el curso de agua, buscando el abrupto cauce del Pajaruco, para comer en un tranquilo prado junto a su orilla, antes de cerrar ruta en las calles del pueblo.

Será que es primavera y tú aún soltera,
¡que error de bulto!
¡Que patán!, me he explicado fatal.
Así rimaba el profeta torpemente con bragueta.
En un mundo mejor,
Habrá que hacer el amor…
Y venga a darle al alpiste,
La vida es muchas veces triste, es repetición.
                                                                                       Sr. Chinarro.

Aunque sea repetición, pero a veces es necesario por nuestra parte Una Llamada a la Acción.

Callejeo en el más absoluto de los silencios.

La fuente del Tejar.

Agua cristalina corre por arroyos y caminos.

Quercus.

Arroyo del Pajaruco. Cruzamos.

Haciendo hitos, entre Fardela y Dornajo... y aprovecho para decir que no se ve...

En la Casa del Dornajo.

Chorreras ocasionales, de más de 3 metros de altura.

El curso elegido para bajar hacia Benaocaz.

No tiene pérdida... con precaución, el agua te guía.

Seguimos descendiendo.

Navas totalmente encharcadas.


Salimos unos metros del cauce, por abrupto, y tomamos un sendero paralelo.

Gran dolina donde desaparece de nuestra vista todo el curso de agua. Sumidero.

Grandes encharcamientos en la siguiente nava.

Pequeño paso en el arroyo Las Piletas.

Congosto del arroyo del Pajaruco.

Pozas.

Toboganes.

El curso está equipado.

Salto de unos 5 metros.

La hora de la comida y el imperdonable té de montaña, servido en mesa caliza.