lunes, 4 de marzo de 2019

Puntal de Juntillas (3143m).


Noche despejada y algo fría. Salgo a las 22 horas a dialogar con los chavales del instituto, de Mijas, que hoy han construido un iglú en el barranco del río Alhorí. Están de semana de prácticas de su Ciclo Formativo. Mañana, auto detención, entre otras materias, y el siguiente, ascensión a Cerro Pelado. ¡Son unos chicos increíbles! Futuros guías de montaña, y bien preparados, gracias a los profesores y técnicos que les acompañan.
Suena el despertador a las 6:00, después de haber estado escuchando El Legado de Una Tragedia, de Edgar Alan Poe, en El Vuelo del Fénix. El ave fénix resurge de sus cenizas de lunes a jueves a las 23:00, y es un vuelo que no podemos dejar pasar por su alto contenido cultural y musical. Gracias, Juanma, por tu gran trabajo.
Desayunamos en los pasillos del refugio… el comedor estaba cerrado. Postero Alto es un refugio peculiar.
7:23. Las botas rígidas hacen retumbar la montaña igual que anoche retumbaban mis oídos con la Traición al Señor, por parte de Judas.
Dejamos la Loma de Enmedio y entramos al Alhorí por el collado que se encuentra a 2400m… un paso expuesto y complicado por unas enormes placas de hielo tumbado que apenas dejan clavar las puntas y provocan un resbalón que se solventa gracias al piolet. El patio es peligroso y pedregoso. Primer aviso.
El barranco deja caer agua lentamente, repostamos del mismo cauce, y ni siquiera nos molestamos en potabilizar. La nieve está escasa y bastante dura. Llegamos frente al precioso Circo de Alhorí. Los que nos adelantaron están negociando la cascada, y los cuatro montañeros con los que compartimos habitación, se dirigen hacia el Corredor Central. En 2010 hice ese corredor con Nano… y ayudamos a “rescatar” a dos montañeros que se quedaron atrancados a la mitad. Aquel día nos invitaron a grabar un reportaje para Canal Sur… pero no nos apetecía volver a Guadix una semana más tarde. Luego supimos de cómo se grabó… pero no lo vamos a contar.
Le tiramos por la directísima al Picón, haciendo zetas al gusto, aderezadas con un toque pindio… bailando como dos posesos por una inclinada ladera nevada con vistas más pequeñas a cada paso de la zona central del Circo. El hito del Picón de Jerez, más alto que cualquier ser humano, pero no más grande que otros, sigue igual que hace cinco años.
Nos quitamos los crampones en la cumbre, nos abrigamos, disfrutamos, caminamos hasta el Puntal de Juntillas, y no nos volvimos a poner esos viejos cacharros en las botas… y eso que hablamos de febrero… 21 de febrero.

















lunes, 25 de febrero de 2019

CERROS DE LA CONEJERA Y LA SARDINA


Invitamos a recorrer el sector más occidental del Parque Natural Sierra de las Nieves, hasta nueva orden.
Aparcamos en Conejeras, y tomamos la pista que va hacia Ronda. La abandonaremos al cabo de unos minutos, con intenciones algo más calcáreas, y nos encaramamos por unos breves instantes al Cerro de la Conejera, que con 1205m de altitud, ofrece una espléndida panorámica al alcance de cualquiera. El viento estaba un grado por debajo de feroz.
Retomamos la vía pecuaria Cordel de Ronda, y pasamos junto al cortijo de Los Manaderos, en plena actividad. El río Grande lleva un caudal alegre para lo poco que ha llovido esta temporada, y está bastante limpio. Vamos entrando en la angostura que precede al Rincón de Malillo, que está exuberante de verdor y humedad. Los 7 caños de la fuente expulsan agua con brío hacia el pilón. Descansamos, bebemos y comemos.
En este rincón encontramos un globo plateado, de esos que la gente suelta al aire en las ciudades. Es un rincón remoto de Sierra de las Nieves… pues hasta aquí llegó el dichoso globo.
Ahora cruzamos el río, y remontamos hacia el cortijo, pasando por distintas vaguadas, plegamientos, tajos (como el de Pompeya, por ejemplo) hasta llegar, a golpe de plano y brújula, al Cerro de la Sardina… donde el viento estaba un par de grados por encima de insoportable. Son unos 1350m los que ofrece este promontorio calizo, que se yergue justo frente a la zona central del parque, y desde donde vemos perfectamente el carril de Pilones.
Hemos visto dos nacimientos, en los cuales hemos bebido, directamente del suelo, pero la mayoría de los arroyos están totalmente secos. Es una zona que nunca habíamos transitado de este Parque, formada por plegamientos de libro. Vemos señales del nivel que alcanza el agua los días de fuertes lluvias… pero ahora están todos secos.
Este estado de los ríos y arroyos, nos recuerda a una banda de músicos castellonenses, de conservatorio, con un nivel técnico realmente a la altura de los grandes supergrupos, y una capacidad  compositiva de una originalidad fuera de lo común. El rock progresivo que practican, es de una genialidad asombrosa. Toman el nombre del riu Sec, Dry River, y posiblemente se convertirán en una de tus bandas preferidas en el momento en que le prestes un poco de atención. La voz de Ángel Belinchón abarca un registro bastante amplio, además, los coros son buenísimos. Esto es importante en una gran banda de Rock.
Parafraseando a Dry River, como la montaña no la podemos doblegar cuando la ventisca asoma por la arista, emprendemos la bajada buscando el Collado de la Sardina, para llegar por caminos de cazadores y a golpe de plano, nuevamente, hasta la seguridad del cortijo de Rajete, y de aquí al aparcamiento en un suspiro.




















jueves, 7 de febrero de 2019

Cencellada en el Simancón


La banda de metal británica, Rainbow, fundada en 1975 por el guitarrista de Deep Purple estuvo en periodos de marcha/paro durante algún tiempo, y por ella han desfilado grandes vocalistas como Dío o Graham Bonnet, entre otros.
Mientras, en Chile, en el año 1981 nacía Ronald Romero, que con 7 años formó parte de un coro de góspel… pero el pequeño Ronnie soñaba con ser cantante de Heavy Metal y emulaba al mismísimo Ronnie James Dío cantando con un palo de escoba en aquella casa paterna, que ni siquiera tenía enlosado el suelo… era de tierra.
Ronnie Romero se vino a vivir a España en 2009… es madrileño… y tras pasar por varias bandas muy buenas, en 2015 fue anunciado por Ritchie Blackmore como el próximo cantante de Rainbow. Merece la escucha, porque actualmente se le reconoce como una de las mejores voces del Metal… y este año tocarán en Andalucía.
Ya transcurrieron 9 años desde la muerte de Dío, pero Ronnie es un gran sustituto de su tocayo… algunos años más hace desde que subiésemos el Simancón por primera vez, y vivimos la muerte de aquel Vértice Geodésico hace ya unos años… pero desde enero de 2019, se alza, de hierro esta vez, una cruz de generosas dimensiones, como referencia del punto más alto del Endrinal. Aunque la cruz es un símbolo de muerte… además reza en ella el topónimo del cerro en que se yergue… no sabemos si se trata del sepelio de la misma, de un homenaje a los montañeros fallecidos, un acto de cristianización de la caliza (Entendemos que estará bendecida, si no…), o un mundano acto de antropización.