lunes, 11 de diciembre de 2017

Escalada

Escalar es una actividad deportiva muy gratificante, y en la cual entregamos todos los músculos del cuerpo. Practicar escalada deportiva nos exige, y nos ayuda a desarrollar ciertas habilidades de equilibrio que nos pueden ayudar bastante en la progresión por media o alta montaña. Además, aprenderemos el manejo de ciertas técnicas de aseguramiento, por si algún día debemos progresar encordados… como por ejemplo hicimos en el Breithorn (4164m) el mes de agosto pasado.
Últimamente esta actividad estaba un poco olvidada, en nuestros cajones… pero afortunadamente llevamos una racha, en la que no paramos de acudir a la escuela de San Bartolo. Además, en el Kiosco (Betis) podemos reponer fuerzas cuando acabamos la actividad.
No hace mucho, descubrimos a Wolf Alice, un grupo de rock alternativo que nace en 2010 en Londres, en el que destaca la dulce voz de Ellie Rowsell. Merece una escucha, desde luego… igual que merecen un tiento esas paredes de arenisca que encontramos en nuestra zona preferida para practicar la progresión en vertical, y soñar por unos instantes que emulamos a Walter Bonatti… aunque eso sea mucho soñar…

De vez en cuando, igual que en la música buscamos nuevos grupos que nos emocionen, nuestro compañero y maestro, Nano, nos tienta con abrir nuevos itinerarios… y en esa tesitura nos metimos hace una semana, desbrozando y limpiando una fisura que llevaba tiempo pidiendo a gritos una cordada. Todavía no tiene nombre… pero ya es nuestra.


Los Dados

Fran

Enrique


Nano


La cantera de Punta Paloma


Cernícalos




La Fisura a desbrozar.



Fran dudoso.

Nano consigue la fisura.

Enrique supera el techo.


martes, 28 de noviembre de 2017

Cerro de los Batanes y Cerro del Atochar.

Había que buscar algún camino que no hubiésemos transitado hasta la fecha, para motivar una salida a la montaña.
Área recreativa del Cintillo… ese parece un buen enclave para comenzar, por el Camino Principal de Sierra Baja. Empinada rampa donde las busques, que pondría a prueba a muchos ciclistas… no creemos que muchos sean capaces de subirla entera sobre las bielas, y que nos lleva por la pantalla repetidora de la señal de TV, hacia el Saltadero.
La primera ascensión llegaría pronto, una pequeña elevación sobre la gigantesca nava que nos ocupa, y que vierte sobre la enorme pared del Saltadero. Las vistas son fabulosas, y la tranquilidad, aún más amplia.
Ahora tomamos rumbo NO, cerrado, hacia el Cerro del Atochar, al que ascendemos sin encontrar camino. En la última entrega, hay que trepar, hasta ver asomar las naricillas sobre la terraza que ofrece la cima. Había un pequeño hito, que cuando nos marchamos había crecido notablemente.
Este cerro ofrece dos elevaciones bien definidas, la cota es de sólo 1146m, pero la panorámica es muy buena. Tomamos la arista, y bajamos rumbo Sur, hasta los llanos, donde vemos un antiguo aljibe, que como todos los de esta zona, son obras de ingeniería. Según leemos en el blog de Carlos y Petra, inspiradores de esta caminata, es el aljibe de la Magdalena.
Caminamos hacia el Sur, y damos con unas construcciones para resguardar el ganado, circulares, con un contador. Es una zona estupenda para disfrutar, y muy solitaria.
Cerca nos queda el Rancho del Médico, y seguimos descendiendo. Llegaremos a una pequeña casa-aljibe, junto a un pequeño peñón, ubicada en un llano con unas vistas excepcionales.
Nos fuimos a la izquierda, buscando, sin camino, un pequeño collado. A partir de aquí, por veredas de animales, un poco o bastante dificultosas, avanzamos hasta los pinares frondosos que jalonan la colada del Puerto de las Viñas, habiendo tenido que cruzar el arroyo de la Venta, que está totalmente seco, como toda la sierra.
Una vez en Villaluenga, por la Manga, descendimos hacia el Cintillo, donde nos tocaba descansar, para lo cual hicimos uso de la oferta benaocaceña.
El otoño se está terminando… no llueve nada… las setas apenas florecen… a este ritmo sólo podremos comer setas cultivadas. Growers of Mushroom es un LP del año 71, del grupo británico de influencia psicodélica, Leaf Hound. Escúchalo… es lo más parecido a una seta que vas a tener este año.
El recorrido, como referencia, nos ocupó ocho horas y media, y hubo tramos dificultosos, teniendo que sobrepasar algún mallado, con la debida precaución de no dañarlo.

La durísima rampa del Camino Principal de Sierra Baja.

Cima del Batanes...

...Desde donde se obtiene buena planta de Ubrique.

Siempre es bueno dejar un hito.

Los últimos pasos del Atochar, necesitaron la ayuda de las manos.

La Sierra del Aljibe al fondo, donde la arenisca es la reina.

La cima del Cerro del Atochar, de 1146m.

Al fondo vemos La Silla.

El Caillo en primer plano, y el Pinar al fondo.

Por la arista cimera.

La Manga a la izquierda. El aljibe de la Magdalena justo debajo.

El mencionado aljibe.

Impresionante lo bien hecho que está y el mal estado en el que se encuentra.

Estos muros de piedra seca, están perfectos...

Caminas por ellos, y no se mueve ni una sola de sus piedras.

¡Cuantas horas de trabajo invertidas!

Esta casa-aljibe está en un enclave excepcional. Con vistas a la Sierra del Palo.

Quejigos con una anchura bestial.

El té de la comida. Hornillo Coleman Outlander Micro.

Pilas.

Justo antes de bajar al arroyo de la Venta.

Ascendiendo al Puerto de las Viñas.

martes, 21 de noviembre de 2017

Un Largo Camino Hasta la Cima


Hay muchas cosas que son necesarias… y otras, no. Pasar la noche en la montaña es una necesidad para el ser humano; refuerzas ese vínculo con la naturaleza y aumentas tu aprendizaje sobre la vida. Sobre todo, se aprecia más la montaña, y se acentúa el respeto hacia el entorno. Hay veces, que llegar hasta ese punto donde quieres pasar esas horas en plena oscuridad, cuesta un gran esfuerzo, ya que llevarás a tu espalda todo lo necesario para poder gozar del momento y que no se convierta en algo tedioso… pero además, cuanto más quieras disfrutar, más largo será el camino hasta la cima… si, aunque nos cueste aceptarlo… It´s a Long Way To The Top (If You Wanna Rock´n´roll)… ese mismo día que nosotros viajábamos hacia lo más alto, aislados del mundo, para gozar de un momento incomparable, nos dejaba el compositor de esta, entre otras muchísimas canciones. El alma de AC/DC: Malcom Young, fallecía en menos de un mes desde que lo hiciese su hermano. Ha sido la base rítmica de nuestra juventud… gracias a él, apreciamos más la música, otra de las cosas necesarias para vivir.
Cabrilla y Prieta ya se dejan ver. El bosque de Cedros está exuberante.

Puerto del Hornillo, el balcón ideal para la comida.

Ya sabemos... donde fueses...

... Hitos construyeses. Mojón de lindes en la Peñilla.

Los cajicos están preciosos.

Hora del té. Momento para disfrutar de la luz y la buena temperatura.

Atardece, que no es poco.

Amanece... que ya es...

El mar de nubes es un momento espectacular. Una delicia cerca de casa.

Hasta parece una gran estrella.

La niebla invadió todo el valle.

El mar cubierto y Sierra de Mijas aflorando.

A esas horas que todavía no hay nadie, es una delicia la montaña.

Dentro de muy poco estarán desnudos todos los quejigos.

Todavía nos queda un mes del que poder disfrutar del acortamiento horario.

Ya se despejó Yunquera y Casarabonela.

El vapor del mar todavía permanece, y casi estamos acabando.