lunes, 1 de octubre de 2018

Posiciones del Veleta – Cerro de los Machos – Vasar de la Alcazaba


Hacía justo un mes de nuestra última caminata de montaña. Agosto, calor, playa… kayak… la aclimatación no era la más conveniente para afrontar una ascensión a tres mil metros de altitud. Como agravante podemos añadir:  …al llegar a Hoya de la Mora, nos tomamos un café mientras esperábamos la lanzadera, que nos ascendería a 3100m de altitud sin esfuerzo alguno… Pronto acusaríamos esta suma de variables desfavorables.
Final de agosto, temperatura de unos 20 grados y todavía tenemos bastantes neveros que estoicamente resisten los envites del estío iliberitano.
El Corral del Veleta se hace muy ameno… nada que ver con la travesía que hicimos por aquí hace un año, cuando vivaqueamos en la cima del Veleta. El Cerro de los Machos (3329m) es nuestro primer objetivo, llegando a la hora justa para comer y desmontar el viejo buzón de cumbre, que sólo servía de papelera. Ahora descansa en un vertedero. La moda de los buzones ya está obsoleta… poco a poco limpiaremos Sierra Nevada.
Desde esta conocida cumbre, estuvimos un tiempo contemplando las maravillosas vistas que oferta. No lo teníamos muy claro (el camino a seguir) así que adoptamos una frase de los gaditanos Random Thinking: “Siempre que pierdo el camino, la solución para mi es clara: Rumbo al Sur”. Heading South es una gran composición de Ángel, perteneciente a su primer trabajo discográfico editado en 2014 y que amablemente nos firmó Aurora cuando les vimos actuar con banda en el Festival Internacional de Música Étnica de Chiclana, en su vigésima edición, en un recital exquisito.
El paseo por la pista lo abandonamos hacia Loma Pelá, y en el collado, nos dirigimos a Cerro Boto, de 3187m, desde donde hay una buena perspectiva de Laguna Larga.
Ahora, desde el Collado del Ciervo (3119m), bajamos a la laguna de la Mosca y continuamos por el espectacular Vasar de la Alcazaba, hasta el collado que cruza a la Cañada del Goterón, donde montamos el campamento. No hacía nada de viento… nada… y de repente vimos truenos… empezó a llover fuerte, se desató un ventarrón y pasamos una noche bastante alpinística.
La vuelta, temprano, la practicamos bajando al barranco del Goterón, que sorprende con su gran chorrera en la época que estamos. Hacía viento trasponiendo la loma de la Alcazaba… ya habíamos aprovisionado bastante agua para toda la jornada… y buscamos la laguna Hondera, pasando entre esta y las Chorreras Negras de su desagüe.
Una vez en la pista, a la altura del pluviómetro, ya no hay nada nuevo que contar.


En el Veredón Superior han habido desprendimientos.

El Corral presenta bastante nieve a final de agosto.


Del borreguil, que vamos a contar.

Verdad que hay bastante nieve todavía.

En la cumbre de Los Machos, con suaves caricias, arrancamos el buzón.

Aquí, llegando a la pista, dejamos el buzón... hasta el día siguiente.


Laguna Larga, vista desde Cerro Boto.

Y bonita perspectiva de la ascensión del día... Nadie tiene claro a donde ir...

Y neveros que alimentan La Caldera... beber hasta emborracharme...

Este año si... no va el Whatsapp, no carga el video que mandaste...

En el Collado del Ciervo... 

En la laguna de la Mosca... y yo sigo, aún borracho perdido.

Hacia el Vasar de la Alcazaba.

Hacia... ¿hacia donde vamos a llegar con esta actitud?... Todo esto es culpa de la gente.

Hoy tengo que decir, que no me sentí muy bien... siempre estuvo tras de mi...

Una y otra vez... una y otra vez...

Tuvo un gran mérito, un gran esfuerzo a pesar del mal de altura.

¿Nos emborrachamos otra vez?

Borracho, no se... pero perdido... bien perdido.

Y más neveros dispuestos de manera que dificultan el camino.

Va quedando poca luz... la justa para inmortalizar un instante.

Nos quedamos muy cerca del Puntal de Vacares... cambiamos de vertiente.

¿Que te hace sentir tan diferente?

Levantarse con el sol...

Las chorreras del Barranco del Goterón... un alivio matinal.

Todos los barrancos están verdes este año.

Trasponemos la loma de la Alcazaba. Hacia Laguna Hondera.


viernes, 21 de septiembre de 2018

Circo Lacustre de Colomers. Zona Periférica del Parque Nacional de Aigüestortes.


Hace unos años, desde la cima del Tuc de Ratera, contemplamos la cantidad de lagos de alta montaña de origen glaciar que viven entre las grandes pedreras de cuarzo, feldespato y mica que se esparcen por todo el circo de Colomers, y decidimos que había que volver por esta zona, algún día.
Como el paso pirenaico es obligado si venimos de Italia, las opciones se fueron decidiendo conforme nos acercábamos a la cordillera, y entramos por Vielha, nuevamente.
Pirineos, además de montaña, evoca música… y música de calidad, no en vano, se lleva a cabo todos los años desde hace 27 ediciones, el Festival Pirineos Sur, por el cual ha pasado en más de una ocasión el argelino residente en Paris Rachid Tahá, de cuya muerte nos enterábamos el día 12 de septiembre. El 27 de julio de 2013 actuó por última vez en Lanuza, y nosotros estuvimos en el auditorio para disfrutar de aquella actuación memorable. Había gente que criticaba a Rachid Tahá, diciendo que ya salía al escenario borracho… pero lo que no sabían es que Rachid era un profesional como la copa de un pino, y no… nunca se presentaba bebido ante su público… lo que le ocurría al señor Taha, es que tenía una enfermedad genética que le paralizaba el lado derecho… y por ello tenía ese movimiento tan extraño. Es imprescindible informarse bien antes de criticar a una persona. Siempre nos quedará su legado.
Entraremos al Parque por Salardú. Hay un camino asfaltado, indicado, y que nos lleva hasta el Balneario Banhs de Tredòs. En el aparcamiento está la parada de taxis que te suben hasta cerca del refugio de Colomers.
Entramos en la pista de noche… se nos cruzó un ciervo, y aparcamos junto a la caseta del parque. El servicio de taxis no funciona tan temprano, y comenzamos la ascensión desde aquí. El hecho de ser los primeros, nos permitió escuchar un corzo, ver cabras, y marmotas.
El comienzo del sendero que llega al Estanh Mayor de Colomers, represado, es bastante inclinado, y la vista que ofrece la presa, a esas horas de la mañana, es espectacular. Las cumbres se iluminan mientras el fondo de los valles permanece teñido al negro, con una humedad incipiente que poco a poco va ascendiendo hacia las vertiginosas laderas que nos rodean.
Recorremos el lago por su margen izquierdo, tomando prestado el GR11 unos instantes, pasando a la vera de los dos refugios de Colomers y ascendiendo hacia el Estany Mort. Nuestro objetivo apunta hacia el Gran Tuc de Colmers, al fondo del gran circo.
Vamos ascendiendo de lago en lago contemplando una de las zonas más bellas del Pirineo.
Compartimos caminata con una pareja catalana a la que dimos alcance, conocedores del parque, y nos enseñaron algunos detalles de la zona. Da gusto entablar conversa con estas personas.
Quedan algunos neveros que resisten el estío; El agua corre en abundancia por todos los arroyos y el pasto está verdaderamente fresco.
Alcanzamos la base del Tuc de Pòdo, rozando los 2650m, donde comimos algo buscando sombras pétreas y con temperaturas agradables todavía. El Lac de Pòdo es una verdadera delicia.
Luego nos acercamos a contemplar el Estanh de Ratera de Colomèrs, que desprende belleza por todo su contorneado. A partir de aquí, emprendemos la bajada. En la orilla del Lac Obago nos volvemos a introducir en el GR-11, por el tramo que baja desde el Port de Ratera, y por él, cruzamos maravillas lacustres como Lac Redon, Lac Long, Lac de Clòto de Baish y Lac de Clòto de Naut.
Al llegar a la pista de tierra, esperamos un taxi que nos dejó junto al coche, y justo al montarnos… comenzó a llover. Se cumplió la predicción de tormenta.
Una caminata agradable, de unas 10 horas y apenas mil metros de desnivel.
Añadir, que el Circo de Colomers alberga una cincuentena de lagos de origen glaciar. Es la periferia del Parque Nacional, y en su conjunto, existe la mayor concentración de lagos de alta montaña de todo el Pirineo. Aigüestortes puede ser el Parque más bello de toda la cordillera, y para iniciarse en el pirineísmo, si es que se considera válido este término, ofrece la mejor red de caminos señalizados.


Poco antes de alcanzar la presa.

El agua es completamente transparente.

El antiguo refugio a la vista.

El refugio nuevo.

Herramientas de topografía.

Gente saliendo del refugio, para acometer la Carros de Foc.

El camino va por la presa.

Estany Mort.

La soledad, las luces, el agua... el día totalmente despejado, pero con posibilidad de tormenta.

Cruzaremos varios cursos de agua.

Seguimos teniendo espejismos.

Aquí no hay puentes.

Pasamos la cota de nieve.

Hay neveros por todas partes.

El camino tiene bastantes fitas.

Las seguimos, y ya veremos donde terminamos.


Bajo el Tuc de Pòdo, que queda a la izquierda.



El Lac de Pòdo.

La bajada es bastante escarpada.




El Estanh de Ratera de Colomèrs.


A punto de enganchar de nuevo el GR11.

Y continúan los espejismos, y las amenazas de tormenta.


GR11.

Lac Obago.

Una maravilla.