jueves, 23 de agosto de 2018

Tre Cime di Lavaredo. Dolomitas de Auronzo.

De madre cántabra y padre argentino, Jimmy Barnatán, guitarrista, compositor y cantante, entre otras facetas, como escritor o actor, hace las delicias de cualquier amante de los doce compases del blues. Acompañado de su grupo, The Cocooners, ofrece un registro digno de cualquier aficionado a este estilo musical que tanto nos mueve.
Tras escuchar buen blues desde las 5 de la mañana, pues ya hay luz en Dolomitas, bajarse del coche y comenzar a caminar junto a la caseta de peaje que accede desde Misurina al aparcamiento del refugio Auronzo, no va a resultar nada penoso, pues si las notas musicales eran acogedoras allá por Cortina d´Ampezzo, el entorno ahora no lo es menos.
El “grueso del pelotón”, hace esta ruta desde el mismo refugio, abonando la tasa de 30€, correspondiente a poder subir en coche 4 kms de curvas con una pendiente media del 12%, y poder también aparcar en las cercanías del refugio. Como aquí hemos venido a caminar y la ruta no es larga, nos podremos ahorrar esa cantidad si tomamos el camino (hermosísimo) que accede haciendo recortes desde la caseta (1851m) hasta el chalet de Auronzo (2300m). Ya eso depende de la prisa que tenga cada cual.
El camino comienza por bosque de coníferas con vistas a enormes e inexpugnables paredes de caliza. Si nos cruzamos a 2 personas en este tramo, muchas serán… pero a partir de Auronzo, si nos cruzamos a 700 personas… pocas serán.
Era un 17 del mes de julio, y hacía bastante fresco, llegando a sentir frío aun con forro polar. Las paredes que ofrecen las Tres Cimas, son realmente sobrecogedoras. Imaginar en 1869, en la Cima Grande, a Paul Grohmann, acompañado de los guías Franz Innerkofler y Peter Salcher, aunque sea por las consideradas hoy como vías normales, pone los vellos de punta. El mismo César Pérez de Tudela, ascendió la Cima Central por su cara Norte, que fue inaugurada en 1933 por Emilio Comici. Hablamos de una de las grandes Nortes Alpinas.
Estos enormes grupos montañosos están compuestos por dolomías, y de ahí procede su característico nombre. Para cualquier aficionado a la montaña, Dolomitas es una visita obligada en algún momento de su vida, pero es aconsejable acudir a esta región, bien curtido en ascensiones y ducho en técnicas de progresión por terreno escarpado, disfrutaremos mucho más, y si acompañamos nuestras andanzas de nuestro kit de vía ferrata, la gozada será máxima, pues estamos en el lugar donde nacen este tipo de caminos.
Durante la Primera Guerra Mundial, para garantizar el éxito de avance de las tropas, los equipos de zapadores instalaban las mencionadas Vías Ferratas (caminos de hierro), que hoy día, restauradas, se usan con fines turísticos.
Pasamos la Cappella degli Alpini y continuamos hasta el Refugio Lavaredo, donde comienza la subida a Forcella Lavaredo. Aquí tenemos varias opciones para llegar al refugio Locatelli-Innerkofler: la ferrata, la pista, y el sendero alpino que va a media altura. Este fue el que tomamos nosotros. El paisaje está rodeado de torres, agujas, gendarmes, pedreras, collados, navas, barrancos, valles, lagunas… un paraíso alpinístico en toda regla.
Una vez en el refugio Innerkofler, nos acercamos a la base de la Torre di Toblin, donde hay una buena ferrata, que no tuvimos opción de acometer, pues el “kit” se quedó en el coche.
El camino elegido fue una circular a las Tres Cimas, por lo tanto, ahora por la vertiente Norte, por el sendero 105 (busca un mapa de la zona, porque todos los caminos están enumerados y el sistema es infalible), vamos hasta el refugio Malga Langalm, y desde aquí cerramos la circular a las Tres Cimas, recorriendo de nuevo el camino de bajada hasta el coche.

Es una ruta que no presenta dificultad alguna, y por el contrario ofrece unas panorámicas inolvidables e impactantes. Esta ecuación (No difícil y grandes paisajes) hace que sea uno de los recorridos más populares de Alpes. Hay que tenerlo en cuenta, pues aquí cuando hablamos de popular, no nos referimos a cruzarnos con 100 personas.
La parte más frondosa es el comienzo, en la caseta de Misurina.

Corredores de caliza que parecen chorreras de lava.

Se van haciendo amplias las vistas.

En la terraza del Auronzo.


El cuello empieza a adolecerse con las vistas.

Ya dejamos atrás el Auronzo.

Agujas, corredores, valles...

Cappella degli Alpini.

Las Tre Cimes di Lavaredo, son enormes... y enormemente bellas.

Rifugio Lavaredo.

Forcella Lavaredo.

Torre di Toblin al fondo. El camino se nos divide en tres.

Rifugio Locatelli bajo la Torre di Toblin.

Una mirada a lo que dejamos atrás.

Pasos hermosos bajo paredes de caliza.

Evidentemente.

Gendarmes.

Desde una de las galerías de la primera guerra.

Alcanzamos la seguridad.

Laghi dei Piani.

A la izquierda están los lagos. Venimos del gran collado del fondo.

Se lo merecen... no nos gusta poner muchas fotos, pero se lo merecen.

Imagino a Cesar Pérez de Tudela en esa gran pared. Pasándolo mal.

El día estaba espectacular, sin más.

Bajamos a esa nava, y luego vino una subida interminable. ¿Esto no era un paseo?

Refugio Malga Langalm.

Ya dejamos arriba el Refugio Auronzo, meta en varias ocasiones del Giro.

Aquí el cantero ha tenido trabajo.

De nuevo en el bosque de la parte baja.

10 comentarios:

  1. Precioso, unas vistas espectaculares, tienes razon Fran, yo tengo unas ganas locas de ir hacer ferratas a las dolomitas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepe, un saludo y gracias por comentar. No te vas a aburrir. De caminos ferrata está llena toda la zona Norte italiana. Lo malo es que es muy turístico, si puedes evitar julio y agosto, mucho mejor.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Bravo Fran. Pero lo de olvidar los disipadores.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fernán... ¿Que tal? Es que como hay quien tiene vértigo... ¿para que vamos a cargar cacharros? Cargué la cocina y nos hicimos un té en una aparata orilla... Casi lo mejor del día...

      Salud, compañero.

      Eliminar
  3. Nunca es tarde para un buen relato del recorrido y este se lo merece.He vuelto a recordar la emocion que senti al descubrir estas cimas.Gracias.Aurea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aurea, gracias a ti por comunicarnos tus emociones. Además, lo tienes muy fresquito, y seguro que te ha recordado mucho. Por cierto, ¿Cuantos refugios! Desde luego, hay más opciones para comer en Dolomitas que en cualquier avenida de San Fernando.

      Vete preparando, que vienen más.

      Salud.

      Eliminar
  4. Que bonito Fran, y que envidia. Hermosas montañas y paisajes, espero algún día conocerlas. Unas vacaciones muy disfrutonas, enhorabuena. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Richi. Quedan un poco lejos, pero alguna vez hay que ir a Dolomitas... seguro que tu las aprovechas más, pues son el paraíso de la ferrata. Nosotros no hicimos ni una, y eso es un delito... ni es de montañero ni es ná.

      Un abrazo, chavalote.

      Eliminar
  5. No es esta la entrada que venia a buscar, pero leí Lavaredo y decidí entrar... No tenia ni idea que habíais estado, que cabeza la mia. En definitiva espectacular y que lejos me quedan los Alpes, no queda mas remedio que esperar a ver que nos depara el futuro.... Saludos a ambos, nos vemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, compañero. Si, estuvimos en Dolomitas. Es esa zona de Alpes que queda tan alejada, que nunca nos la habíamos planteado... pero la verdad es que sin prisas, se llega a cualquier parte. Ahora se arrepiente uno de no haber estado más días, pero es que entró muy mal tiempo, y tampoco es plan de estar allí sin poder hacer nada. Desde luego, es una zona alpina, que está muy trabajada y cualquier persona puede hacer grandes caminatas por allí. Lo malo es, que acude demasiada gente.
      Gracias por colaborar.

      Eliminar