martes, 6 de junio de 2017

Vivac a 1918m

Como siempre, la montaña llama a la puerta de casa. Es hora de empacar y viajar; cargar y caminar; montar y dormir.
Llegar a la cumbre del Torrecilla a las 23:45 y encontrarte la tienda montada… no tiene precio. La ausencia de viento y una temperatura fresca, acompañada de la media luna y la ausencia de luz frontal en todo el recorrido, convertían el momento en algo casi mágico. Las luces de las poblaciones, lejanas, nos rodean y entusiasman.
Resulta casi vertiginoso asomarse al vacío de la oscuridad a media noche. Esta experiencia toca hueso… To The Bone… ese es el nuevo trabajo del que fuera líder de los magníficos Porcupine Tree. Steven Wilson se afianza como referencia del rock progresivo y como parte imprescindible de nuestra música.
El suave amanecer y sus tonos anaranjados, en montaña, multiplican sus efectos debido al relieve y la diversidad. Calentar el desayuno con los primeros rayos de sol y observar cómo se van apagando esos pueblos, es la mejor manera de comenzar un día.
El final de la primavera viste del verde más intenso todo el Parque Sierra de las Nieves, y ahí estamos para disfrutarlo. Posiblemente, la temporada de conejos, ha finalizado.

Hay quien nos dice que no nos perdemos una… y claro, ¿para que te la vas a perder?


El pinar está precioso en esta época.

El ocaso nos sorprende en la Cañada del Cuerno.

23:50, arribamos a cumbre.

Vistas de Málaga.

Sierras Prieta y Cabrilla
Poco a poco aparece la sombra.

Los tres en la cima

El emplazamiento justo. Girabas la cabeza y te dabas con la piedra.

El mejor desayuno de la semana.

El cono de sombra y la Alcazaba iluminada.

Los quejigos están frondosos y lustrosos.

Este ya terminó su ciclo.

Nuestra cumbre al fondo.

Arribando a Pilones.

jueves, 1 de junio de 2017

El caballo, como el Peñón: Grande.

No vamos ni a describir ni a contar nada nuevo, ya que este maldito peñón lo hemos escalado varias veces. La última vez, en 2015, y está por el blog.
Si es cierto que la escalada, cada vez la practico menos… por hache o por be. Pero es una de las actividades más emocionantes por lo variado de su progresión, interesantes desde el espejo de lo físico, ya que se trabajan todos los músculos… enriquecedora, si la pasamos por el tamiz de la técnica, ya que se aprende muchísimo sobre aspectos que te pueden ayudar en lo cotidiano… y por supuesto fraternal, ya que el grado de responsabilidad y cariño que se adquiere sobre quien va atado al otro extremo de las cuerdas, es único.
El año en que yo nací, el Papa Pablo VI hizo alguna declaración sobre los anticonceptivos, y en ese momento, nacía una banda de Rock alemana, que se llamó Birth Control. Hay un disco de 1971 que es buenísimo, se llama Operation, y las guitarras son tremendas. Se merece una escucha, tanto si te gusta la música, como si lo tuyo es la escalada.
Esta vez no hay fotos de la progresión, ya que cuanto menos peso llevemos, mejor… que la quincalla ya aporta lo suyo.