lunes, 7 de noviembre de 2011


Picón de Jérez (3088m)

Tocar la guitarra eléctrica con un arco de violín, ya lo hacía el gran Jimmy Page, pero si escuchamos a los islandeses Sigur Ros (Rosa de Victoria), podremos disfrutar de la melodía que transmite el falsete de su cantante Jón Pór Birgisson, a la vez de la fuerza que introduce con su guitarra cuando es friccionada por las cerdas del arco, con el que toca su instrumento. En la canción Olsen Olsen, nos transporta a espacios sonoros similares a los espacios ambientales en los cuales tuvimos la ocasión de caminar el día al que referimos esta entrada del blog.
El Picón de Jérez es de los tresmiles más planos en su cumbre, y muy próximo a otros picos que te permiten engordar tu excursión, y merendarte de una tacada 3 o 4 ascensiones en una, llegando al Puntal de Juntillas (3140m), Puntal de los Cuartos y Cerro Pelao (3182m) en una sola jornada. El sábado 29, con nieve, nubes compactas a partir de 2800m, cero grados centígrados a 3000 m (12 del mediodía) y vientos que podían superar los 70km/h, nos tuvimos que conformar con tocar la cima del Picón y volver por nuestra huella al Circo de Alhorí, pues olvidamos el gps y no sabíamos hacia donde estábamos caminando por aquella venteada cuerda. 


Con una visibilidad tan reducida y esas condiciones meteorológicas no se puede jugar al escondite, ya que, se puede pasar muy mal. A las 11 de la noche, estaba todo despejado y disfrutamos de la visión de la Vía Láctea desde el refugio de Postero Alto, situado a 1900m de altitud y guardado por Pedro.


De todas formas se disfrutó de la alta montaña nevadense, contemplando Capra Pyrenaica, y escuchando el grito de alguna Chova, que a causa de la niebla, no pudimos ver, pero que merodeaba por las inmediaciones del nacimiento del río Alhorí, poniendo banda sonora al lugar, por el cual pasamos y contemplamos mientras nos reponíamos del esfuerzo tomando unos frutos secos y un té calentito, gentileza de Pedro. 

Desde el Circo de Alhorí a la arista del Picón, tomamos la vereda inclinada que a través de un corredor muy descompuesto nos acerca casi a la cumbre. 


Esta ascensión no es sencilla, pues aunque no presenta dificultad técnica, se tiene que salvar un desnivel de 1200 m, aunque eso sí, no tendremos problema con el líquido elemento pues cae abundante por el río, y de hecho, bebimos de su cauce, pues somos partidarios de no llevar peso extra, además de absorber los minerales del elemento  más apreciado de la naturaleza: el agua.


La bajada la efectuamos tranquilamente por el mismo lugar, y al volver a pasar por el nacimiento del río, la visibilidad era aún más reducida. Buscamos un cobijo en unas rocas para degustar nuestras viandas, reponer fuerzas y así continuar la singladura hasta alcanzar de nuevo el Ventisquero del Carbón, a través del colladín que  separa este del barranco de Alhorí. Aquí nos encontramos con 2 montañeros del grupo deportivo Rumbo Sur, de Almería, que se disponían a alcanzar la base del Circo y pasar la noche vivaqueando sobre la fría nieve. 


Nosotros continuamos la bajada por el ancho cortafuegos hasta llegar de nuevo a Postero Alto y cenar calentitos junto a los madrileños Mariano y Gracia con los cuales compartimos charlas de montaña.


Ya sólo me queda comentar que hace más de un año, en abril de 2010, murió un montañero que se precipitó al vacío al resbalar en el hielo mientras caminaba por la parte alta del Circo, próximo al Puntal de Juntillas. Y a los 3 días fui con Nano a subir el corredor central del Circo de Alhorí, y ciertamente, supone una actividad de mucho riesgo ascender por esos angostos y a la vez inclinados corredores cubiertos de nieve dura y a veces hielo. Por eso hay que tener mucha precaución en estas montañas…¿Merece la pena jugarse la vida en eso?

Ficha Técnica
Localización:  P.N.de Sierra Nevada
Población: Jeres del Marquesado (Granada)
Distancia: 19 Kms
Desnivel: 1200m
Dificultad: Alta

2 comentarios:

  1. Buen trabajo bloguero!!!, aunque no sea muy significativo, me gustaria comentar que si no llegamos a encontrar la pequeña cueva donde habitaba el zorro, el descenso hubiera sido mucho mas complicado, pues nos sento de maravilla el poder abrigarnos y reponer fuerzas, tras la ventosa y fria cumbre del picón de Jérez

    ResponderEliminar
  2. La verdad que sí Miguel, aunque no es bueno ocupar la gruta de los zorros, te puedes llevar una sorpresa...es uno de los sitios que podemos decir que estaba en el sitio adecuado...
    Saluditos.

    ResponderEliminar