lunes, 28 de noviembre de 2011



SENDERO POR LOS ACANTILADOS DEL PARQUE NATURAL DE LA BREÑA

La mañana del domingo se presentaba lluviosa y además estábamos convocados a votar en las urnas, como dice Javier Krahe en su canción ¡ay democracia¡…

“Me gustas democracia
Por qué estás como ausente,
con tu disfraz parlamentario..”

Ante estas dos opciones, decidimos irnos a los acantilados de Barbate. Comenzamos la ruta por los Caños de Meca, al final de su núcleo de población. Enseguida te adentras en un bosque de pinos y vas ascendiendo poco a poco por una pendiente que transcurre paralelo a la costa, sobre los acantilados, vamos dejando atrás hermosas vistas del faro de Trafalgar.


 En los puntos más peligrosos del recorrido, se han colocado vallas de protección, en otros tramos hay que tener cuidado de no acercarse mucho al corte del precipicio, ante el peligro de derrumbe.


Este primer tramo del sendero discurre por un bosque de Pinus pinea; es un árbol que suele soportar bastante bien la salinidad  del terreno, así como los suelos arenosos, que precisamente fueron replantados en las dunas del terreno, y suelen tener enormes raíces para extraer el agua de las capas más  profundas y debido a los fuetes vientos suelen quedar al descubierto. Junto a este pino vemos también en esta primera zona del sendero un rico bosque de enebro marítimo y que pueden observarse ejemplares de gran talla, ya que se 


encontraban con anterioridad a la repoblación de los pinos; esta especie está inscrita dentro del libro rojo de especies amenazadas de Andalucía. También podemos observar lentiscos, retamas, palmitos, coscoja y buena parte de plantas aromáticas, como lavanda, romero, tomillo… que le dan al sendero un caminar relajante.
Poco a poco vamos ascendiendo por el acantilado, que se formó debido a que su sistema de dunas fósiles se quedaron aisladas por procesos geológicos o por algún obstáculo orográfico se petrificaron dando lugar a las mil formas que podemos ir observando a lo largo del recorrido. 


Nos aproximamos a la Torre del Tajo que a pesar de sus 13ms de altura no se ve a lo lejos porque la oculta la copa de los pinos, tiene forma en tronco de cono, dispone de una sola estancia abovedada. En este punto es donde los acantilados adquieren su máxima altura, los


 100ms sobre el nivel del mar, este hecho le valió para que el rey Felipe II la mandara construir como torre de vigía, ante las incursiones de los piratas moriscos.  Esta torre junto a otras que hemos ido viendo en nuestro recorrido por el mar, formaban un entramado de comunicación entre las poblaciones colindantes de los peligros que asolaban sus costas, durante el día lo hacían mediante humo y por las noches avisaban con fuego. Hoy día podemos disfrutar de esta torre gracias a los procesos de restauración que ha sufrido, por eso todos debemos de cuidarla y evitar su deterioro.
Si nos paramos en este punto, además de poder contemplar el atlántico, podemos divisar ya Barbate, el cabo de Gracia, la sierra del Retín, de la Plata… hasta la punta Camarinal.


Una vez dejamos atrás la torre comenzamos una suave bajada y donde van apareciendo ya las lomas pobladas de vegetación y por donde podemos oír pequeños caños y manantiales 


de agua potable correr hasta el mismo litoral. Estos acuíferos se forman por la disposición alterna de estratos permeables e impermeables, es decir  de calizas y margas arenosa.  De ahí que los musulmanes le dieran el nombre de caños de Meca.
Conforme vamos bajando podemos ir contemplando toda la ensenada de Barbate con su


puerto pesquero y poco a  poco llegamos a la playa de la Hierbabuena. Esta playa es muy codiciada por la comunidad surfera y la emergente kayak surfera, por su inmejorable ola de derechas.
Ficha Técnica

Localización: Parque Natural de la Breña
Población: Caños de Meca - Barbate
Dificultad: Baja
Distancia: 16 Kms
Desnivel: 100ms

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada