martes, 9 de noviembre de 2010

AL BARRIO JARANA EN KAYAK
A pesar de que la tarde se presentaba con viento nos decidimos a salir a navegar por la Bahía un rato, más que nada, porque en ésta época podemos disfrutar de los flujos migratorios que se producen en nuestra zona. Como en las zonas más norteñas del continente el frío ya ha llegado, hay muchas especies que emigran a zonas más cálidas (África) para pasar allí el invierno, aunque, en estos últimos años debido al cambio climático, la mayoría de estas aves se quedan por estas zonas a invernar, ya que aquí los últimos otoños están siendo bastantes cálidos; y elijen nuestros caños y lagunas, aunque a veces no sabemos apreciar la fuente de riqueza en animales invertebrados que tienen los caños en sus fangos (navajas, coquinas, cangrejos, etc.), hace que multitud de aves elijan este medio para la cría e invernada.
Cormoran y Barrio Jarana al fondo
Nada más salir a la Bahía desde el CN. El Trocadero y en las proximidades de la Isla Verde ya se divisan los cormoranes, garzas reales, cigüeñas, espátula común, garcillas bueyera, flamencos..
Caño de la Merced y de la Pastona con bandas de espátulas y cormoranes
Una vez próximo a Isla Verde nos adentramos por el caño de la Merced y de la Pastona donde dejamos a la derecha e izquierda las salinas de Nuestra Señora de la Merced y la Divina Pastora hoy día abandonadas pero que en su día fueron salinas y granjas marinas donde podemos disfrutar de bandadas de espátulas y garzas reales.
Casa salinera abandonada
Este caño nos lleva hasta el Barrio Jarana, a pesar de ser un pequeño núcleo de población que surgió a raíz de la instalación de una serie de ventorrillos en el siglo XVIII (actualmente ventas) a lo largo de lo que era el Camino Real de San Fernando, estas ventas eran muy concurridas por los marineros y comerciantes de la época que iban buscando diversión, de ahí, le viene el término “irse de jarana” que derivó en Barrio Jarana. Como decía a pesar de ser un pequeño núcleo de población ha sido en el pasado un importante complejo industrial alfarero romano como así lo determinan los restos arqueológicos encontrados en la zona. Gracias a las nuevas vías de acceso y desdobles de carreteras y obras del AVE, se está descubriendo su potencial arqueológico y cultural.
A pesar del poco empeño y la desidia de las instituciones locales por dar a conocer y poner en valor lo que es su Patrimonio Histórico, que sin embargo, es uno de los más importantes de la provincia, pero aunque la gran mayoría están aún bajo tierra y no han dado a luz a pesar de las excavaciones realizadas en la zona por anteponer los intereses políticos y “económicos” a los intereses culturales.
Así, la zona conocida como Villa Nueva, donde hoy día se localiza el campo de golf de Villa Nueva y las nuevas zonas que se han ido urbanizando constituyen uno de los grandes núcleos históricos y arqueológicos de Puerto Real En esta pequeña zona se concentran abundantes restos de alfares y hornos romanos junto a villas romanas.
Los hornos romanos son las estructuras que mejor se conocen en la zona dada la abundancia de yacimientos catalogados, siendo el más llamativo o conocido el de Puente Melchor por los estropicios que se han realizado en él, así como en el de Gallinero.
También por Barrio Jarana pasa la que fue la “Vía Augusta” que era la calzada romana más larga de Hispania que se extendía desde los Pirineos hasta Cádiz. Pero la realización de la carretera N-340 ha hecho desaparecer dicha vía.
En el año 2004 con motivo de la realización de las obras de la carretera N-IV a su paso por el Barrio Jarana dio a luz una de las villas agrícolas romanas que configuran uno de los descubrimientos de edificaciones rurales más llamativos y mejor conservados en la provincia de Cádiz. Constituía una casa agrícola con mosaico policromados con elementos geométricos y figuras que representan una alegoría de las cuatro estaciones. También se conservan los estucos en varias de las estancias. Y con una cronología en torno al s. II D. C. A pesar del valor arqueológico que suponía dicho hallazgo las instituciones no llegaron hacer una puesta en valor volviendo a ser cubierto de tierra, gracias a las protestas de la población (aunque a veces creamos que no sirven para nada) se consiguió que la carretera no cruzase el yacimiento, cubriéndolo de toneladas de asfalto, y se hizo una pequeña desviación.
Todo esto y mucho más conserva Puerto Real que posee uno de los centros industriales más importantes de la época romana distribuidos entre Puente Melchor y Barrio Jarana pero sin embargo no se hace nada para conservarlo, esperemos que los portorrealeñ@s no le den la espalda a su pasado, que en definitiva son sus señas de identidad y que reconozcan que tiene un pasado histórico muy rico y sepan exigirles a las instituciones locales y provinciales su puesta en valor y su estudio para su conocimiento y disfrute.
A la vuelta disfrutamos del vuelo majestuoso de los cormoranes desplazándose por las diferentes salinas, así como de las espátulas comunes.

Esta zona de la Bahía de Cádiz es ideal para practicar la navegación nocturna en piragua, ya que está cerca del arsenal de la Carraca, que dispone de bastante iluminación en sus grúas, y además estos caños no tienen salida por lo tanto carecen de tráfico marítimo que nos pueda poner en peligro. TRACK de la ruta.

                          Ficha Técnica

Distancia: 11 Kms
Dificultad: Baja
Tiempo: 2 horas
Trazado: Lineal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada