miércoles, 8 de agosto de 2018

Biwac IV Na Rusju desde Parkirisce Aljazev Dom. Triglavski Narodni Park.


En Liubjana adquirimos un plano topográfico buenísimo, ya que viene totalmente plastificado… ¿por qué será?
En la oficina de turismo de Jesenice, la chica nos habló del Vrata, uno de los valles más espectaculares del parque. Entramos a preguntar por la predicción meteorológica… su consejo, tras ver en la web que venían varios días de tormenta, fue de que no acudiésemos a la montaña: Primero seguridad y después disfrutar, nos dijo.
Por la tarde, lloviznando, dimos un paseo por Mojstrana y nos adentramos en la pista de acceso al Triglavski Narodni Park (Parque Nacional del Triglav). El río Bistrica evaporaba a todo lo largo… la temperatura del agua es bajísima y cristalina. La carretera de acceso va paralela y es realmente sorprendente. Caminamos unos 4 kms junto al río, por un encantador sendero y volvimos al día siguiente, temprano, dispuestos a mojarnos y adentrarnos.
Ya la pista de acceso, de unos 10 kms, te emociona. Arribamos al aparcamiento de Aljazev Dom (Dom es casa, o refugio) y pagamos los 3,5€ correspondientes a la mujer encargada.
Miramos el plano, y al azar, escogimos un camino… hacia la vertiente opuesta al Triglav, que no sabíamos por dónde se situaba, pues la espesa niebla apenas dejaba ver nada. Había estado lloviendo durante la noche y estaba todo mojado.
Setecientos metros llanos, y de repente, giramos a la derecha siguiendo las indicaciones del Biwac IV (3 horas desde allí) … y aquello se puso “pindio” como pocos caminos habíamos visto.
En el aparcamiento quedaron bastantes vehículos… pero no sabemos hacia donde se va la gente, pues en nuestro itinerario no nos cruzamos a nadie.
Bosque inmenso, chorreando, oscuro… las salamandras salen al camino… una de las veces que miramos el plano, vemos unas líneas azules que no sabíamos interpretar. En las reseñas del plano vimos que se tratan de pistas de esquí alpino. ¡Impresionante! No imaginamos a nadie bajando por allí con tablas, con la espesura, la foresta, y la inclinación que tiene. No nos extraña que en Mojstrana tengan un panel recordando la cantidad de campeones olímpicos que viven en Eslovenia.
Partimos de una cota de 1000m, y el pequeño refugio está situado a 2000m de altitud. El entorno es todo calizo cuando alcanzas esa cota, y con bastante vegetación rastrera… la espesa niebla, de repente abre y nos muestra el gigantesco Stenar, con una formación caliza muy particular. Luego vimos un momento el Kriz y el Dolkova Spica… unas montañas majestuosas que las nubes nos dejaban ver sólo a ratos.
La emoción no cabía en las mochilas… alcanzamos el pequeño Biwac IV, lo abrimos y para adentro. Una pasada. Tiene un sistema para recoger agua de lluvia en una cisterna, y mediante un grifo, te permite lavar platos o asearte un poco… nunca habíamos visto eso en un vivac. El interior, entero de madera, es confortable y tiene dos estupendas ventanas. De haberlo sabido, hubiésemos pasado una noche allí para hacer alguna ascensión… ya sabes, aprende de nuestros fallos y saborea esta información… es muy valiosa.
Twitter es una herramienta muy poderosa. Recientemente, una chica de 14 años escribió un tuit pidiendo que Weezer hiciese una versión del África de Toto. Esto fue cogiendo volumen y llegó al grupo, formado en Los Ángeles. La banda contestó a la joven con una estupenda versión de África. Por lo visto, ahora Toto quiere responder con una versión de un tema de Weezer. Redes sociales… o antisociales… eso depende de nosotros.
Después de hacer un té en aquel estupendo Biwac (nos encanta usar esta palabra) dejamos las mochilas fuera, con todo, y ascendimos a un collado cercano para observar vistas cuando las nubes se desplazaban. No sabríamos decir si estuvimos por allí una hora y media, o más… el entorno no invitaba a abandonarlo.
A la bajada, paramos en Aljazev Dom a tomar café y descansar un rato… merecen la pena los refugios eslovenos… nada caros y con un personal bastante agradable.

El Parque nos sorprendió enormemente, además, a la tarde abrió la densa niebla y pudimos observar la imponente cara Norte del Triglav. Habíamos venido hasta Eslovenia atraídos por esa montaña, y por fin la podemos contemplar. Más emocionante no podría haber quedado la jornada… pues si… porque vimos un monumento a los escaladores que nos volvió a sorprender gratamente.
Prodruznicna c. Sv. Klemena. En Mojstrana.

Triglavska Cesta 908.

Triglavska Bistrica.

Isabelska Caminanstrica.


Waterfall Pericnik.

Aljazev Dom. Panel indicador de Biwak IV. Existen Biwak I, II, III.

Aquí comienza la subida casi repentinamente.

Estamos a mediados de julio.

Estas son las estupendas marcas que guían tu camino. Síguelas.

Hace algo de fresco y llevamos la ropa mojada.

Corredor con un gran tapiz de hielo.

Stenar (2501m).

Alpine Salamander.

Este paisaje nos recordaba a Picos de Europa, pero mucho más verde.

Y por fin alcanzamos el Biwac IV.

No se imagina uno, lo confortable que es ese habitáculo.

No hacen falta comentarios.

Dolkova Spica (2591m).

El Stenar de fondo.

A más de 2000m, todavía hay bastante vegetación.


A la vuelta, vemos por fin una panorámica del valle de Vrata.

La condensación se va levantando, dejando un día espléndido.

Triglav (2864m).

Vaya seta más extraña. Gelatinosa.

De nuevo en Aljazev Dom, pero con vistas. Con los prismáticos vimos el Aljazev Stolp.

Coffee break.

El monumento a los escaladores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario