martes, 26 de octubre de 2010

VILLALUENGA, LLANOS DEL REPUBLICANO, NAVAZOS DE LÍBAR Y CASA LAS MERINAS


Como ya han caído las primeras lluvias y la temperatura ha descendido ya apetece salir al monte, así que, el sábado nos enfundamos las botas de montaña y nos fuimos para los Llanos del Republicano. Llegamos a Villaluenga del Rosario que es el pueblo más alto de la provincia de Cádiz y se encuentra situado en el centro del Parque Natural Sierra de Grazalema; a la vera de la Sierra del Caíllo y frente a la sierra de Líbar.
La denominación del pueblo le viene dado por la forma alargada y estrecha que presentan sus calles y del Rosario porque sus habitantes son muy devotos a la virgen del Rosario y a partir del s. XVIII le añadieron el nombre de Rosario al pueblo, pasando a llamarse Villaluenga del Rosario.

Vista de Villaluenga del Rosario y la sierra del Caíllo al fondo.
Pues bien, una vez llegado al pueblo se toma el carril que debidamente señalizado te lleva a los Llanos del Republicano, como es ascendente al llegar al punto limpio tienes unas excelentes vistas del pueblo y de toda la sierra del Caíllo. Al terminar el carril cementado pasamos una verja y nos adentramos en una cañada que

Bosque de alconoques y encinas
 va bajando, el trayecto discurre por un frondoso bosque de quejigos, alcornoques y encinas y al final de la cañada pasamos por una cancela señalizada por la Conserjería de Medio Ambiente donde pide que se cierre al pasar en ambos idiomas, español e inglés, hay que alabar estos gestos por parte de los Parques ya


que hay muchos senderistas que se mueven por todas partes y caminos. Pero, sin embargo, junto a este hay otro más rústico y de los de toda la vida realizado a mano, que como te descuides de abre la cabeza al pasar.

Una vez llegado a este punto tenemos una buena perspectiva de toda la nava, que está constituido por un valle largo y estrecho, de paredes abruptas y fondo plano, por él no discurre ningún río, pero sí, varios torrentes y arroyos que drenan sus aguas a la Sima del Republicano, cuya formación es debida a las infiltraciones superficiales producido por la karstificación de las calizas jurásicas. El valle está instalado sobre un sinclinal en cofre, en el centro se sitúan las margocalizas del cretácico superior (que son las tierras rojas que vamos pisando a nuestro paso por los caminos) estando los flancos constituidos por calizas y dolomías jurásicas, con un buzamiento casi vertical.

Vista de los Llanos del Republicano
Una vez que cruzamos el valle seguimos la indicación del panel de madera rojo que te indica el GR-7 al Puerto del Correo y hay un pequeño rellano lleno de Majoletos (Crataegus monogyna) que en esta época están repletos de frutos, paramos un momento a degustar sus bayas carnosas de color rojo. El majoleto es una especie que pide poco para su desarrollo, crece en todo tipo de climas tanto fríos como cálidos, es un arbusto de hojas oscuras que pierde sus hojas en invierno, sin embargo en primavera desarrolla unas flores blancas muy pequeñas que florecen en pequeños ramilletes con una agradable aroma. Son muy utilizados en medicina natural y están muy ricos.

Arbustos de majoleto
Comentar que este camino Europeo (E-4 y GR-7) está siendo sometido a una usurpación por parte de un grupo, tanto de empresarios como de políticos, sin escrúpulos en destruir un paisaje modelado a través de la historia por los lugareños y la propia naturaleza en la cercana Sierra de Las Nieves, más concretamente en Cueva del Becerro, donde la intención es la de arrasar un encinar y destruir el acuífero que se alberga bajo estos centenarios quercus, construyendo un innecesario campo de golf y unas innecesarias 800 unifamiliares.
A partir de este punto empezamos a subir por un camino que discurre cuesta arriba entre bloques espectaculares de caliza. Conforme vamos subiendo perdemos de vista los Llanos y divisamos las vistas de la sierra del Caíllo y la del Endrinal.
Antes de llegar al Puerto del Correo, como a media ascensión, y justo donde hay una tablilla del GR que te recuerda la dirección, giramos hacia la derecha por un sendero que nos lleva a un aljibe donde paramos para reponerle agua a los animales ya que los pilones estaban secos. Situados frente a la puerta del pozo, miramos a la derecha y vemos una senda señalizada con hitos, el camino es tranquilo y poco transitado y de una belleza inigualable. Por el camino nos encontramos escarabajos que ya están haciendo su previsión de comida para el invierno.
Seguimos el sendero con la sierra de Salamadre al fondo y nos encontramos con el cortijo de Navazos de Líbar donde nos ofrece una imagen bucólica, una pequeña casa cortijera con un corral donde han repoblado varios pinsapos que son los únicos que se ven por la zona, y por sus alrededores pastan un rebaño de ovejas grazalemeñas y cabras payoyas que huyen ante nuestra presencia.

Camino al cortijo de Navazos de Líbar con Salamadre al fondo.
Bajamos por un camino labrado por el hombre sobre las rocas calizas y donde aflora las margo-calizas rojas del Cretácico Superior y rodeados de un lapiaz precioso de calizas subbéticas. Antes de comenzar la bajada tenemos unas vistas increíbles del poljé sobre calizas penibéticas que nos ofrece los Llanos del Republicano entre las sierras de Líbar y Peralto. De nuevo en el Llano, podemos dirigirnos hacia el camino de ida y así cerrar el bucle o bien apuntar hacia la Casa de las Merinas y alargar un poco la excursión para curiosear la parte más occidental de los Llanos del Republicano, que tienen un hermoso balcón, poco transitado, con unas increíbles vistas de los restos del sistema subbético.

                      Ficha Técnica.
Fecha: 9 de octubre de 2010
Localización: Parque Natural Sierra de Grazalema.
Población: Villaluenga del Rosario.
Dificultad: Baja
Distancia: 14 Km
Desnivel : 590 m
Altitud: 971 m
Trazado: Circular

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada