domingo, 15 de mayo de 2011

TRAVESIA DE LAS HURDES A LAS BATUECAS


El poeta y cantautor extremeño, Pablo Guerrero, pone en las letras de sus canciones un toque de música que pasa tanto por el rock, jazz o incluso el flamenco para poner de manifiesto temas como el medio ambiente, multiculturalidad, migraciones y, sobre todo el derecho que todos tenemos a soñar, sin olvidar nunca sus raíces, como así lo manifiesta en su canción “La ciudad del nómada” que nos dice: 
 aquí la muerte dice nunca, nunca,
aquí los ángeles consuelan a los tristes,
aquí en los campos crecen amapolas,
aquí el viajero puede quedarse cuando quiera… 

por eso nos fuimos a esta tierra donde todavía podemos contemplar los campos de amapolas en primavera y donde sus campos te atrapan con dulces olores..
Las Hurdes es una comarca que desacertadamente fue dada a conocer por el cineasta, Luis Buñuel, con un precario documental en 1932 llamado “Las Hurdes, tierra sin pan”, este documental estaba basado en un estudio antropológico francés que Buñuel sólo se leyó por encima y sólo el título ya te indica que tiene poco de ensayo antropológico y, sí, mucho de invención, retocados de tintes surrealistas, en los que el autor se había hecho seguidor de esta corriente y que aún no había madurado.
 A través de este documental Buñuel intenta dar a conocer unos “problemas” (que no vamos a comentar porque el que haya visionado el documento sabe a lo que me refiero), que en realidad se daban en muchos rincones de nuestra España más profunda de la época, y que él ha adornado con bastantes efectos especiales del momento que hace que ya no tenga nada que ver con un documental pues pierde toda la realidad y credibilidad que debe tener este tipo de film, y se adentra en un sensacionalismo que incluso en la misma época los hechos acaecidos eran bastantes escandalosos por la realidad sociopolítica que atravesaba el país.
Ocasionalmente en muchos aspectos llevar el sello o firma de alguien conocido en las diferentes artes no es sinónimo de calidad, a veces para llegar a obtener ese grado de calidad hay que pasar por una serie de experiencias intermedias que te hacen reflexionar sobre los hechos, como le pasó a Buñuel, que tuvo que alegar que las Hurdes no era lo que él había reflejado. Y donde el gobierno republicano tuvo que prohibir su visión por la crueldad con que habían sido tratadas estas personas y la región, y tuvo que salir fuera de España para darla a conocer, y evidentemente la imagen de nuestro país quedó bastante mal parada.
Igualmente le pasó con la película mejicana “Los olvidados” que fue censurada en el país, aunque aquí hay una gran diferencia, ésta es una película y como tal género tiene cabida la imaginación y ficción, cosa que no puede darse en un documental, si cuentas la verdad tiene que ser real…
Bueno después de este pequeño preámbulo que creo que es necesario aclarar, porque Las Hurdes es una comarca donde los árboles te dan sombra y calma, el campo huele a jara y romero, donde el sabor del pan, el vino y la miel son diferentes y donde te quedarías para siempre…
La primera etapa de la travesía la iniciamos por el GR-10 que va de Valencia a Portugal atravesando las Hurdes. Nosotros la retomamos en la localidad de Pinofranqueado, aunque se puede iniciar desde Caminomorisco que sale del mismo pueblo y vas bajando por el arcén de la carretera y llegas a Pinofranqueado, una vez que pasas el puente del río de los Ángeles te encuentras el inicio del sendero a la izquierda que te lo indica como dirección a Ovejuela

Arqueria de La Sauceda
El primer tramo es un camino asfaltado de cemento hasta una fábrica de material de construcción, una vez pasada, no hay problema es sólo seguir por un buen camino hasta la arquería de La Sauceda que la bordeas a la derecha y sigues por el camino hasta el área recreativa de los Ángeles.

Meandro del río los Angeles
 El camino transcurre por una extraordinaria y frondosa  vegetación formada por jara, lirio, zarzamora, alcornoques, castaño, cerezo, la encina, enebro, olivo, pino. A pesar de que se observa las huellas del incendio ocurrido hace unos años la naturaleza se va regenerando y le está devolviendo su esplendor al campo. El sendero en todo momento va paralelo al río Ángeles que discurre limpio y con fuerza en sus aguas, salvando todo tipo de meandros, que se encuentra en su recorrido.

La tranquilidad..
 En esta área recreativa se encuentra una pequeña piscina aprovechando el ensanche del río y es utilizada en verano para el disfrute de la población.


Área recreativa
 Seguimos caminando siguiendo las marcas de GR y atravesamos el embalse del río Ovejuela y pasamos por las ruinas del antiguo convento franciscano de Nuestra Señora de los Ángeles del S. XIII y terminamos en el Chorrituelo de Ovejuela de unos 40m de altura.
Embalse del río Ovejuela
 El Parque Natural de Las Batuecas fue declarado como tal en 1978 y tiene una extensión de 35.000 Hras. Es un sotobosque mediterráneo con especies vegetales de pino silvestre, castaños, encinas, madroños, olivares, enebros y cerezo.

Puente de Las Batuecas..
Nos dirigimos al Convento del Desierto Carmelitano, construido a finales del s. XVI como lugar de vida retirada y eremítica, con ampliaciones durante los siglos XVII y XVIII. Con la desamortización de 1836 el convento pasa a manos privadas hasta 1915 que fue adquirido por los Carmelitas de Castilla y en 1936 por los Carmelitas Descalzos que han restituido de nuevo la vida eremítica.

Contemplación y recogimiento....
 Comenzamos la ruta en el mismo Monasterio donde el sendero transcurre paralelo al río Batuecas y el Ladrillar por la izquierda, y al santuario a la derecha, y se encuentra muy bien indicado y delimitado. 

Obra de ingeniería
 El sendero discurre por un bosque de pinos silvestres, castaños, encinas, madroños, tejos, enebros y olivos, y poco a poco nos vamos adentrando en el valle una vez pasamos un puente de piedra y unos metros más adelante una puerta de hierro. 

La tercera edad....
 Vamos ascendiendo por un sendero bien elaborado y pasamos por las carboneras y una vez pasamos un pedregal ascendemos al Canchal de Cabras Pintadas, es un abrigo de cuarcita que conforma todo el valle, y donde se encuentra un rico Patrimonio Prehistórico que han sabido perfectamente integrarlo y conservarlo en el Medio Natural.
Se trata de un conjunto de Pinturas Rupestre Esquemática naturalista, de cronología del Neolítico y Calcolítico. La técnica utilizada es simple y uniforme, de trazos lineales generalmente en rojo, ocre y negro.

Una obra de arte..
 La temática utilizadas por estas sociedades cazadoras y ganaderas es de barras y puntos seguidos, así, como zoomorfos y antropomorfos, algunos formando escenas.

El museo de todo/as..
  Conforme vamos ascendiendo el sendero se va estrechando, a lo largo del valle y en las zonas más altas existen numerosas ermitas disgregadas en su mayoría por los promontorios circundantes y cuyas ruinas las podemos observar a lo lejos.

La naturaleza...
 Desde aquí parte el GR-10 que nos llevará hasta la localidad de la Alberca y desde la Alberca puedes subir a la Peña de Francia (1723 ms). Para ello nos desplazamos a la salida del pueblo de la Alberca que parte un camino junto a la ermita y es el comienzo de la ruta, el primer tramo es accesible por un terreno llano de

GR-10 sendero de subida a La Peña de Francia
bosque de quejigos, conforme avanzas comienza a ascender por una fuerte pendiente, el camino está perfectamente señalizado, se llega a un punto donde confluyen los tres grandes recorridos el GR-10, GR-182, GR-183. Conforme vas avanzando puedes disfrutas de rebaños de cabras montesas. 

Crecimiento de rebaño de Capra Pyrenaica

A pocos metros de la cima de La Peña encontramos las 12 cruces del Vía Crucis realizado en piedra granítica.

Vía Crucis de granito
En la cima se encuentra un convento de los hermanos dominicos (s. XIV), y un santuario consagrado a La Virgen de La Peña de Francia que es una talla  románica negra, y cuenta la leyenda que fue el francés Simón Roland en 1438 quien la descubrió y levantó cerca del santuario una capilla llamada La Blanca porque fue allí donde se  encontró la imagen.

Complejo urbanístico del s. XIV
Donde hay conventos de los dominicos suele haber hospedería gestionada por dicha comunidad. Alrededor de este complejo se levanta una muralla que bordea toda la peña y desde donde se puede divisar las provincias limítrofes como Zamora, Cáceres, Portugal y el embalse de Gabriel y Galán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada