lunes, 4 de febrero de 2013

CERRO DE LA ALCAZABA por el Pinsapar de la Yedra


Mientras mis mullidas manoplas descansan en el cajón superior de mi armario de montaña, mis manos sufren  las inclemencias más severas a las que se pueden someter en invierno. Las rachas de viento superarían los 100 km/h en algunos momentos, provocando una pérdida de calor corporal inmediata. Costó trabajo encontrar un refugio adecuado para poder calentar un reconfortante té de altura, pero se consiguió, así, el momento del bocadillo sería más ameno. Montañismo en estado puro, por caminos poco frecuentados, con vertiginosas paredes a nuestro alrededor y unas espléndidas vistas de la unión de dos mundos mineralmente opuestos: La peridotita y la caliza.
Igualmente opuesto resultó, remar por nuestra bahía en las estrechas embarcaciones el viernes, y comenzar a caminar a pocos grados y muchos metros de altura, unas 14 horas más tarde, pero, la cabra tira al monte, y esa es nuestra principal afición.


Llegando a Quejigales, hay un cruce de carriles junto a una tranca verde y blanca, que es el camino de Parauta a Tolox. Nos bajamos del coche en este punto, y comenzamos a caminar hacia el llano de la Laguna por el carril, en dirección al Puerto de las Golondrinas. El fuerte viento estaba haciendo lo
suyo con las ventanas de la majadilla de Paco Aguera, e intentamos cerrarlas desde el exterior, sin éxito; Esperemos que no le haya roto ningún cristal.


Durante el rodeo del Cerro de la Alcazaba, veremos el camino, que al principio se sostiene por un


murete de piedra seca, por el cual ascendemos al Puerto de la Perdiz, contemplando en lontananza a nuestras espaldas, el Puntal de la Mesa y el precioso Pinsapo de la Falsa Escalereta.


Cuando alcancemos el pinsapar que da título a la entrada, podemos hacer dos cosas: afrontar la subida por la directísima, o bien continuar hasta cruzar el arroyo de los Quejigales y disfrutar de una zona de pozas y angostas cascadas.


Las rachas huracanadas nos quitaron el ánimo de subir a lo más alto del cerro, bordeándolo y


 aproximándonos hacia Cerro Pilones, y pararíamos en un enclave en el que conviven quejigos con


pinsapos, dando un aspecto único al lugar; Tan único, como cuando reúnes a músicos de la talla de Mike Portnoy, Pete Trewavas, Roine Stolt y Neal Morse, o lo que es lo mismo: Transatlantic.



Ver pasar las nubes a una velocidad espeluznante por encima de nuestras cabezas mientras reponíamos la energía consumida en la subida, también fue muy placentero.


Al bajar, quise investigar un atajo, a ver que salía, y para comprobar su eficacia, nos separamos, atrochando Fran por un lado, e Isabel por otro, cuasi coincidiendo al cruzarnos unos 20 minutos después, donde mi trocha se unía al carril que de nuevo nos llevaba al coche.
Otro precioso recorrido llevado a cabo en este espectacular enclave, para dar rienda suelta a nuestra necesidad de disfrutar la naturaleza. El domingo, disfrutaría de la cabuyería, los mosquetones, el freno, el shunt, el V+, los pies de gato, y la grata compañía de mi fiel compañero de cordada, Nano, en el Tajo del Buho, en Tarifa.
Datos Técnicos:

Localización: Parque Natural Sierra de las Nieves
Población: Tolox (Málaga)
Altitud Máxima: 1699m
Distancia recorrida: 17 kms
Desnivel: 860 m
Tipo de Trazado: Circular
Clima: Media montaña


8 comentarios:

  1. Impresionante lugar, tan impresionante como el viento. Creo recordar que es el mismo día que no pude subir al Lucero por las rachas de mas de 100 kms/h que arroyaba a todo ser que se pusiera de pie.

    ResponderEliminar
  2. Y Pachilofeos, tambien han desistido en una ruta...

    ResponderEliminar
  3. Salva, no se que es Pachilofeos...

    Es cierto que esa zona es impresionante... de hecho, la entrada le ha gustado mucho a la peña, por las respuestas que he tenido en el foro, incluso me han pedido el track, lo que pasa es que al track le falta un sector, pues se apagó el aparato, y cuando me di cuenta...
    Por cierto, ya se por que se apaga el garmin... es un defecto de fabricación, fácil pero entretenido de solucionar. De todas formas, a mi no me afecta mucho que se apague, pues se enciende otra vez y listo.
    Salud.

    ResponderEliminar
  4. Lo del Gps tuyo lo habia leido y tiene arreglo que si una junta o algo parecido. De Pachilofeos es una pagina de unos senderista, lee esto...
    http://pachilofeos.blogspot.com.es/2013/02/intento-fallido-cerro-de-los-machos.html
    y mira esta de Dani
    http://senderismo-mundodaorino.blogspot.com.es/2013/01/26-de-enero-de-2013-intento-de-ascenso.html
    Miramos las lluvias, la nieve, las temperaturas, pero nos olvidamos del viento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El gps habría que abrirlo y soldar unos cables pasa evitar desconexión por vibración.
      Realmente, nosotros subimos hasta arriba, pero la última trepada de 10 metros, pasamos de ella, pues hacía muchísimo frío.

      Eliminar
  5. El viento todo lo puede. Recuerdo una vez en Picos de Europa, nos pilló un temporal allá arriba, con nevada, era invierno (ese finde por el mismo mal tiempo murieron dos montañeros en los Pirineos, por hipotermia, sólo la chica se salvó, pues ellos se desgastaron enormemente para que ella no sufriera, hasta le dejaron ropa para abrigarla), y llegó un momento que no podíamos ni andar, el viento nos tiraba directamente. Íbamos en fila, sin alejarnos unos de otros, y no veíamos a quien iba delante ni detrás, de lo denso que era aquello.

    Yo hasta aquella apañaba con guantes del Alcampo, con Thinsulate, sí, pero no veas en ese momento la sensación de que se te congelan las manos.

    Cuando llegué a casa le dije a mi padre:
    ¿Tú no me decías que me comprabas equipo para la montaña?... Pues empieza a copiar este listado de lo que quiero.
    Lo primero fueron unos guantes con Gore-tex, de la casa TNF.
    Nunca más he tenido las manos frías :)

    Ánimo, Fran y compañía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Iván, el problema de las manos frías muchas veces no radica en el material utilizado, si no en la fisionomía de cada uno. Yo tengo más de una manopla y guantes, de hecho cuando acudo a Sierra Nevada, llevo un soto guante, dos manoplas y un guante de polar windstoper, y es que tengo problemas de circulación en las manos y lo paso realmente mal.No me puedo arriesgar a perder un guante... El goretex solo es una membrana impermeable, pero no guarda el calor. Para frío extremo habría que usar manoplas de plumón y guantes de polar debajo, pero es difícil operar con unas manoplas gigantes. Yo uso unas Millet tridedo, que te permiten usar comodamente el piolet, los mosquetones y demás, hacer nudos, etc. Son buenas, me costaron 121 €, pero aun así, cuando aprieta... se quedan las manos heladas.
      Un abrazo, Jílar.

      Eliminar
  6. Bueno, no es mi caso, problemas de circulación pues te complican las cosas, claro.
    En mi caso lo que me afectó en esa aventura que quizá resumí de más, fue el viento.
    Y el Gore es cortavientos además.
    Lógicamente ya no encuentro el modelo de guante que yo tengo, ya tiene sus años, pero además del Gore (principalmente por ser imp/transp, y cortavientos) tiene su forrito y su relleno, para, digamos, ser un guante para abrigar.
    Si tienes que enhebrar una aguja hay que quitárselos :), pero principalmente son para cuando simplemente vas pateando, con las manos en los bastones.

    Lo dicho, en tu caso por los problemas circulatorios, pero en mi caso lo que me limita es que me pegue el viento. Si no hay viento, o si lo hay pero llevo cortaviento, aunque haga frío, una vez me pongo a andar entro en calor.

    Un abrazo, sí, pero caliéntate antes las manos :D pillín.

    ResponderEliminar