domingo, 8 de septiembre de 2013

Perdiguero (3221m) por Literola


Este topónimo presenta dos variables: una, podría ser por alusión a la perdiz; puede que en otros tiempos viviesen muchas perdices nivales por alguna de sus vertientes. La segunda opción, y puede que la más acertada, por deformación de pedriguero… y hay que subir a su cima para comprender el porqué.
Antes de las siete de la mañana estábamos caminando, habiendo dejado el coche en un pequeño aparcamiento en la carretera de Francia, pasando el puente del Barranco de Literola.
El sendero es bastante inclinado al principio, y se avanza entre enormes pinos que proporcionan bastante frescor. Esa masa arbórea, a la vuelta, es muy de agradecer, y hablando de árboles y de sombras, ¿podríamos responder con certeza a quién pertenece la sombra de un árbol?, ¿a quién lo plantó?, ¿a quién lo cuidó?, ¿al sol, que es quién la proyecta?, o ¿simplemente a quién disfruta de ella sentado bajo él ?
Pasamos cerca de la cabaña del Forcallo, y poco después del cruce caminamos junto a un pequeño ibón que tenía bastante aporte, pues había mucha nieve en la cabecera y los ríos se mantenían muy caudalosos para estar en agosto.
Continuamos ascendiendo hacia el Ibonet de Literola, que dejamos a nuestra izquierda y bastante más abajo, pues debemos continuar ascendiendo alejándonos del barranco, evitando además los grandes contrafuertes que lo custodian ya que con esa cantidad de agua, es más seguro circular por arriba y cruzar por la nieve en el desagüe del Ibón Blanco de Literola, sintiendo como cantidad de metros cúbicos de líquido fluyen bajo nosotros; es pura música, como la que fluye del B3 y de las cuerdas de la guitarra que maneja Matt Schofield en Woman Across The River, versionando al mítico Freddy King.
La subida es bastante dura, pues supone una diferencia de nivel de casi  1700 metros, y acusando cierto cansancio debido a los diferentes itinerarios y ascensiones que llevábamos en la mochila, poco antes del Ibón Blanco, a casi 2700m, Isabel decidió descansar y esperar a que yo subiese a la cumbre de aquella montaña pedregosa que llevábamos un buen rato avistando al fondo del paisaje.
El entorno te anima, y el sonido de las marmotas nos mantuvo bastante distraídos durante la jornada, y mientras el cerebro está en otras cosas, no piensas en la dureza del trazado.
De todas formas, hemos venido a buscar la belleza, pues como decía Ramón Trecet, es la única protesta que merece la pena en este asqueroso mundo, y cada uno la encuentra a su manera. Continué ascendiendo.
Una vez crucé a la otra orilla del gran Ibón Blanco, cercano al portal de Remuñe, busque los hitos que van marcando la subida al último tramo del Perdiguero.
Al llegar a la arista, el camino, por llamarlo de alguna forma, me era conocido pues ya estuve en 2009, pero ascendiendo desde Estós. Recordaba su dureza, y la inestabilidad de todo ese caos de bloques de granito que se mueven si no caminas con cuidado, y aún así, se caen algunos.
El viento frío del oeste, y bastante fuerte, se podía soportar porque el ritmo de subida era infernal. Conseguí llegar al Hito Este del Perdiguero, y recordé que las vistas desde aquí son espectaculares: todo el macizo de la Maladeta, el gran Ibón de Cregüeña, con 100 metros de profundidad… pero no sale en las fotos, pues queda lejos, aunque el ojo humano si lo puede disfrutar.
Queda sólo un tramo de arista hasta el Pico Perdiguero, frontera natural, nuevamente, con la vecina Francia, y hasta el me dirijo con premura y apurando el organismo, pues no quería hacer esperar a mi compañera de cordada más de lo necesario.
Encontré muy cambiada la cumbre, pues hay dos vivacs y ni rastro del gran hito de piedras que me acompañó hace cuatro años. Está claro que las montañas están vivas…
No me tomé ni el tiempo de sentarme un rato, pero desde aquí oteas con paciencia y ves el Royo, el Pico del Portillón de Oô, Perdigueret, Pic du Midi Bigorre (junto al Tourmalet), Remuñe…Posets (3375m), que también lo subí hace 4 años, y una cantidad indescriptible de macizos pirenaicos, como el de Monte Perdido, donde habíamos estado hacía sólo dos días.
Bajé todo lo rápido que me permitió el terreno, para poder almorzar junto al Ibonet, una vez nos reunimos los dos. Mereció la pena el esfuerzo pues hizo un día espléndido, además disfrutamos de una cantidad brutal de lirios en flor, el 1 de agosto, y por supuesto, nuevamente ingerí casi tres litros de agua de la que corre por la montaña.
 Al terminar la ruta, nueve horas y media más tarde de haberla empezado, hacía calor, y nos ganamos un gran descanso… que viene muy bien para las piernas y para reflexionar sobre lo vivido.



Ibonet de Literola

Pico Perdiguero


Desagüe del Ibón Blanco de Literola

Lac du Portillon en la vertiente francesa

Ibón Blanco visto desde el Hito Este del Perdiguero

Arista cimera del Perdiguero

Posets o pico Llardana visto desde el Perdiguero

Cumbre del Perdiguero a 3221m





Macizo de la Maladeta

                                                Datos técnicos


Localización: Parque Natural Posets-Maladeta)

Población: Benasque (Huesca)

Altitud Máxima: 3221 m

Distancia recorrida: 17 kms

Desnivel: 1670 m

Tipo de Trazado: Lineal

Clima: Alta montaña

Recomendaciones: Es conveniente comenzar la ruta muy temprano, a ser posible sobre las seis.

6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. No hay de que, Salva. Es un placer compartir tan bellos paisajes y motivar el interés por la montaña.
      Gracias.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Hola Jorge, ¡Que tal!, gracias por comentar.
      No veo mucho movimiento en tu blog, supongo que estarás preparando algo.
      A ver si esta temporada coincidimos en alguna travesía. Un saludo.

      Eliminar
  3. Sois unos máquinas! yo imposible llegar a esos sitios, menos mal que están vuestras fotos para poder disfrutar de ellos, no es ni parecido a estar allí en directo, pero chicos, yo eso de patear montaña como que no, je je. Un besote.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Pepa, la verdad que todo el esfuerzo que realizas para la subida te compensa luego con las vistas y el disfrute del lugar. Hay que ir pensando en alguna rutilla de visita en llano por la zona no? que ya viene el frío y apetece salir a patear las calles... no te animo a la montaña por sé que no es lo tuyo... pero ya se andará...
    Unos besitos

    ResponderEliminar