viernes, 19 de diciembre de 2014

SObRe bicis

La experiencia enriquecedora de montar tu propia bici, adquiriendo un cuadro, hace que cada vez que montes en ella, disfrutes doblemente.
La Ghost,  realmente nunca me gustó demasiado, me parecía pesada, lenta, vulgar… pero muy cómoda bajando por caminos en mal estado, gracias a su doble suspensión. Esto se iba a acabar, y tras desmontarla entera, y adquirir un magnífico cuadro de acero al cromo-molibdeno, aparentemente en desuso, pues ningún comerciante te la va a aconsejar (y es que los grandes fabricantes, ya no usan este material, en favor del aluminio y el carbono), nos pusimos a la obra.
Llegó el cuadro en tan sólo dos días, desde Francia, y llave en mano, en un rato, la bicicleta empezó a tomar forma.
Todas las piezas, provenientes de la otra bici, perfectamente limpiadas, engrasadas y ajustadas, ahora dan vida a un cuadro sencillo pero muy eficaz. Es un placer rodar con ella, subir, bajar, saltar… llevo 2,4 kilos menos y eso se nota bastante.
El ciclismo de montaña está lleno de matices, como la música de Arizona Baby, que en su tercer trabajo, Secret Fires, hacen un cambio de sonoridad en el que asoman influencias de variados estilos.
Eso ha pasado con la SObRe… es otro estilo… el acero es más flexible y agradecido que el aluminio, por lo tanto llegas menos cansado y dolorido a casa, y la diferencia de peso es bastante beneficiosa para el ciclista.
Subir a la Sierra de Sancristobal por la vertiente Noreste, afrontando una intensa pero corta ascensión, pondrá a prueba nuestras cualidades cardio-respiratorias, al mismo tiempo que requiere de una buena técnica para poder completar la subida sin la necesidad de poner un pie a tierra.
Concentrados, con un 22 x 28, a biela o sentados, vamos sorteando regueros y raíces al tiempo que evitamos el deslizamiento de los neumáticos, provocado por la excesiva humedad que tras las lluvias y la niebla de estos días, está impregnada en el suelo.
Último esfuerzo en las dos rampas del final, y ya hemos alcanzado la arista cimera… ahora, solo queda un paseo ascendente hasta el vértice geodésico, disfrutando de las vistas… ¿qué vistas?... la espesísima niebla no deja ver más allá de unos 30 metros. Este paraíso a solo 20 kilómetros de casa, se podría disfrutar mucho más de no ser por la mala intención de todos aquellos que se empeñan en pensar que aquello es un vertedero.




















6 comentarios:

  1. Fran estas hecho todo un especialista en bicis... cuando me empiezas a hablar de cuadros, piñones,cambios y diametros... me pierdo, yo me quede a añoz luz de todo eso, yo tuve una "motoreta" con la que hice mis pinitos y luego un par de bicis de montañas, pero de esas del montón, que se te ponían unos gemelos como los de un escalador, pero que cuando salias con gente medianamente preparada o equipada, se te caían dos lagrimas que para que te voy a contar.
    Solo me queda felicitarte de nuevo pues llevas varias aficiones adelante y como debe ser, bien preparados y pertrechados.
    Saludos y Felices Fiestas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Salva, tampoco es para tanto... lo que pasa es que he tenido buenos maestros, ya que en los ´80, frecuentaba el taller de Bicicletas Pino, y Pepe me enseñó muchísimas de las cosas que ahora practico. Las tiendas de antes no son como las de ahora...
      Bueno, he de decirte que a esta bici, como a mi, le gusta mucho la música, pues en las bajadas, los días de niebla, me deleita con una sonoridad espectacular cuando acaricio las palancas de freno con mis dedos... es pura música (vamos, que no necesita timbre...)

      Un abrazo, y tenemos pendiente una Grazalemeña... la nevadense, te la perdono, de momento.

      Eliminar
  2. Buena crónica Fran. En esto de la bici no hay nada tan entrañable como montártela tú a tu gusto y sin pasar por el aro de lo que nos quieran vender los gurús del marketing. Por cierto, que bonita es la jodía !
    Un abrazo y felices fiestas

    ResponderEliminar
  3. Cuánta razón tienes!
    A mi me ha gustado mucho el brico bici, además, me ha sorprendido la dulzura del acero a la hora de transitar por caminos no tan dulces.
    Pedro, perdona por responder tarde, pero es que estoy por Madeira de caminatas.
    Buen año, compañero.

    ResponderEliminar
  4. Te ha quedado preciosa Fran. Felicidades y a disfrutarla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste, Jose. El acero está volviendo con fuerza a ganar adeptos.
      Gracias por tu huella.

      Eliminar