miércoles, 13 de noviembre de 2019

Ascensión al Belesar (2413m) por la Garganta de Bohoyo.


La relación entre montaña y ríos es evidente. Saliendo de Cádiz, tendremos que cruzar el Guadalete, el Guadalquivir, el Guadiana, el Almonte, el Tajo, el Jerte, y el Tormes… así, a groso modo… y por último, tendremos que caminar en paralelo a uno de los más bellos ríos de Gredos, para alcanzar una ansiada cumbre.
Es 1 de noviembre y hacen 15ºC a las 7:15 de la mañana en El Barco de Ávila.
La pequeña población de Bohoyo, es fácil de encontrar en la oscuridad; Pasamos el pueblo en dirección a Navamediana y tras cruzar la Garganta de Bohoyo, por otro estrecho puente, a la derecha vemos la indicación del área recreativa.
A las ocho nos ponemos en marcha tras tomar el segundo desayuno en una hora, y el robledal nos deja boquiabiertos. Cruzamos una cancela, y empezamos a ver ganado. El camino asciende lentamente junto a una acequia y tapizado completamente de bellotas.
Nos salimos para ver la Fuente de Navazuela, que se encuentra en un paradisíaco entorno de montaña. Nos adelanta un hombre en este momento… le vemos de lejos.
La subida continúa bajo frondoso robledal casi hasta encontrar el primer refugio que apoya el recorrido, el de la Secá. Está bastante completo, es pequeño, pero para dormir dos personas es ideal. Queda a escasa hora y media de donde podemos dejar el coche, pero apenas 15 minutos más tarde, encontraremos otro refugio similar: La Redonda.
La Garganta de Bohoyo se va abriendo, rodeada de aristas graníticas, jóvenes y esbeltas, demostrando a cada paso lo pequeños y delicados que somos, aunque algunos se empeñan en hacer mucho daño.
Poco antes de cruzar el arroyo de los Horcos, nos cruzamos con quien vimos abajo, que venía de vuelta de su paseo de montaña. Nos advierte que la predicción avisa de agua a partir de las 4 de la tarde… vamos justos para ascender El Belesar. También nos advierte de la presencia de machos bajo el refugio La Longuilla. En este prado inclinado, el camino se difumina lo suficiente como para perderlo… pero lo encontramos de nuevo. No creo que exista el que se esconda de nosotros definitivamente.
Tras ver las esquivas victoriae, y a las once de la mañana, empezó a llover. Las nubes en este valle van entrando desde abajo, y se ve venir la lluvia.
Poco a poco se va empapando todo y el granito empieza a resbalar… hay que saber caminar por él. Cruzamos el río junto a una hermosa falla, tras haber dejado atrás el pequeño Lanchón. Ahora sí que vamos caminando por la verdadera roca.
Una gran placa ligeramente inclinada nos presenta una brecha hermosa por la cual corre agua a borbotones. Al fondo, entre las sinceras nubes que se ciernen sobre el Belesar, se otea el collado que tendremos que ganar. 
Esta zona es escarpada y se aumenta de altitud considerablemente, pero hace ya bastante tiempo que caminamos y estamos deseando descansar, y la llovizna no invita a parar; de repente, atisbamos el refugio de El Belesar, el cual reconocemos por las fotos del blog Pisando Cumbres.
Son las 14:15. Nos acomodamos para yantar plácidamente, que ya es hora… y continúa lloviendo.
La puerta del refugio es pequeña, y el interior ofrece la confortabilidad justa… sentados, tenemos que agachar la cabeza para intentar otear la arista de la vertiente opuesta a la que nos encontramos, pero, aun así, las pegajosas nubes de montaña, nos impiden la hermosa visión.
Sobre las 16:00, cesa la lluvia, y donde la sensatez calla, habla la inconsciencia… Fran sale a dar un paseo… se aburre dentro del refugio… ya no había nada más que limpiar… lo ha dejado nuevo.
¿Dónde va Virenque?... donde va la gente. El “dicho” acaba de cambiar… se ha hecho historia. Parquesvr, y su magnífica ópera Rock, “Lance Armstrong”, ha golpeado nuestro cerebro esta semana, dejando un sabor de boca y una cantinela difícil de eliminar… ¡Pelotón, pelotón!... ¡Esto es el Tourmalet!, ¿o no lo ves?... ya no sabemos si estamos en Pirineos o en Gredos…
En menos de una hora, estaba en la cima. La Hoya del Belesar es realmente bella… llena de pastos y grandes pozas en escalera… la arista cimera, cubierta totalmente de nubes, no deja ver la Hoya de las Berzas, ni las 5 Lagunas… apenas se ve a 20 metros.
Y durante la corta bajada, comenzó a llover, llegando la lluvia a calar ciertas partes, y ya no paró hasta la mañana siguiente.
El amanecer, muy cerrado, fue especialmente atractivo. La Garganta de Bohoyo, que siempre fue el camino de acceso al Circo de Gredos, hoy, gracias al acceso por carretera hasta la Plataforma, se ha convertido en un lugar solitario. Sólo vimos cinco personas en dos días… pues aun así… encuentras algo de basura.




















5 comentarios:

  1. Ya lo ves Jalabert, qué rule Alex Zulle, dame la mano Abraham Olano jajajaja, todo lo que tiene de surrealista lo tiene de genial. Jo, menudos descubrimientos hago gracias a vuestro blog. Gredos no hay que descubrirlo, pues de sobra es conocido por todos, pero oye, que maravillas esconden estas zonas menos frecuentadas, que con esos toques otoñales,esa lluvia y el toque irreal de la niebla pues tienen ese no sé qué, qué no sé lo que es pero es lo único que importa ;-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es La Actitud Correcta, Daniel... disfrutar la montaña y descubrir nuevos (para nosotros) vericuetos. Se nota que es un camino antiguo... pero que hoy día se usa poco, por su larga aproximación a la zona Central. Pero eso lo hace interesante. El tener varias cabañas, te permite, si comienzas tarde, quedarte en los primeros y continuar al día siguiente. Tener el río tan cerca, te facilita mucho la travesía. Vi fotos de un colega, de hace años, que no llegaron a ver el Refugio del Belesar... estaba tapado. Localizaron, cavando, el techo... pero no se podía entrar.
      Es muy recomendable esta zona, y las 5 Lagunas, por supuesto...
      Un saludo, y gracias por tu impronta.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Bonito rincón ISa, Fran. Una de las fotos es preciosa la del refugio y las rocas verdes de atrás con algunos chorros de agua. Gracias de nuevo por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ole, Salva. Me alegro que te guste la zona, y las fotos. Estaba Bohoyo en un momento muy bueno... nos arriesgamos, sabiendo que anunciaban lluvia, pero no teníamos otra opción... una vez allí no puedes abortar la ruta. Pero al final, mojado y todo, mereció la pena, la verdad.
      Os la recomiendo al cien por ciento... con más horas de luz, se puede hacer entera en el día, como la de 5 Lagunas. Lo suyo es coincidir con un día despejado, porque las vistas desde el Belesar, son impresionantes.
      Salud.

      Eliminar