lunes, 7 de octubre de 2013

MOLINOS DE MAREA Y KAYAKS DE MAR


En esta salida, Antonio Gómez ha fusionado los dos club: por una parte el club de Montaña de Chiclana y por otra el club San Fernando Kayak, para realizar un recorrido por la Bahía de Cádiz y poder adentrarnos, así, en los diferentes molinos de marea que la circundan, de esa manera, también ha fusionado distintas modalidades deportivas con la historia de nuestra bahía.
Como cantaría Camarón, espejos de sol y sal, donde se duermen los barcos; y de paso, hablamos de otro grande de la fusión musical. Allí fue nuestro punto de encuentro: la playa de la Casería, aunque actualmente no se puede considerar una playa de arena, sino más bien una playa de fango, a raíz de la construcción del Puente de Carranza, que impide el paso de la arena y su regeneración natural por las mareas; y ahora con el segundo y faraónico puente… vamos a ver como acaba todo esto.
 Sin embargo los pescadores han sabido sacarle provecho y la utilizan para faenar y  adentrase a la abra por el caño de las Astillas que fue el que utilizamos nosotros para partir, debido a la bajamar.
La mañana se presentaba esplendida de temperatura y nos fuimos bordeando la ensenada de Ossio, hasta Punta Cantera,  para bordear los veintiséis polvorines que la Armada tenía para almacenaje y suministro de municiones a las flotas.
Gracias a que todavía estábamos en período creciente de la marea pudimos ver el muelle y el espigón fabricados con sillares de piedra ostionera, sin lugar a dudas, un lugar que arrastra una rica historia, desde los romanos  hasta una arquitectura militar del s. XVIII y que a día de hoy se encuentra en un estado de abandono absoluto.
Sin embargo, a unos metros se encuentra el complejo comercial de Bahía Sur, de nueva construcción, que a los isleños nos cuesta una buena fortuna mantenerlo todos los meses debido a las malas y prepotentes gestiones de nuestros políticos. Sí, nos toca a los isleños pagarlo, porque ese dinero sale de las arcas del Ayuntamiento, que se recaudan con nuestros impuestos; y van a parar a las manos de los antiguos propietarios de esos terrenos, ya que construyeron “algo” para lo que no fue expropiado.
Este es uno de los puntos incongruentes que suelen ocurrir en muchos municipios, que son poseedores de ricos Patrimonios y en vez de reutilizarlos, levantan obras faraónicas que no tienen mucho sentido; y dejan que nuestro legado Histórico se derrumbe y destruya por malos acuerdos entre diferentes administraciones.
Muy cerca de allí, se encuentra el Molino mareal harinero y puente de Caño Herrera del s. XVIII y que hoy día ha desaparecido toda su función y se encuentra restaurado lo que es el puente, desde allí pusimos rumbo a los molinos de San José y Santibáñez donde algunos pudieron pasar por una de sus ocho compuertas que facilita la entrada del agua al subir la marea.
Después de toda la mañana de visita turística, por el mar, era hora de un merecido descanso acompañado de nuestras exquisitas pitanzas, debidamente estibadas en nuestras “canoas”, antes de echarnos a la mar.
No quisimos abandonar el lugar sin pasar antes por el Molino del río Arillo, que no es río, si no caño y su entorno está preparado para realizar actividades de senderismo. Al que le atraiga la ornitología, dispone de un mirador de aves en un enclave muy tranquilo, aunque debe acudir con el estómago preparado, ya que además de aves, podrá avistar bidones, cajas, plásticos, envases, televisores, frigoríficos, maderas de todo tipo… en fin, un rico patrimonio que no hace más que mostrar la educación de las personas que habitamos la bahía. Nos encanta ver nuestro litoral destrozado y lleno de basuras… vamos por buen camino!









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada