miércoles, 26 de febrero de 2014

Sierra del Caíllo, 1395m.

-->
Esta vez ascendimos al Navazo Alto por la directísima, itinerario que parte desde la misma puerta del coso payoyo, sin apenas un respiro para retomar el aliento. Este empinadísimo trazado va tomando altura dejando ver a nuestra espalda, cada vez más pequeña, la quesera villa Longa.
Era sábado, hizo una mínima bastante baja, y soplaba algo de viento en La Manga, lo que obligó a pertrecharnos con toda la vestimenta, que poco a poco empezó a sobrar.
Nos acompañó en esta ocasión nuestro amigo Etienne Mayerat,El Niño de los Alpes, gran conocedor y divulgador en Suiza del arte de la guitarra flamenca, cuyo disco, Sueños Peregrinos, ya fue mencionado en una entrada anterior.
El camino no tiene pérdida, y se llega sin temor hasta la cumbre más alta del Caillo, donde se yergue el vértice geodésico que más controversias levanta desde que en el invierno de 2005 apareciese decorado con los colores de la bandera española vigente durante la Segunda República. La decoración sigue casi intacta… pero todos sabemos que no es así, si no que, hay quien colabora pintando y repintando el mencionado poste.
Arriba coincidimos con dos familias vecinas de Ubrique, y comenzamos la bajada tras unas contemplaciones dignas de un día de verano… no hacía nada de viento.
Por el camino, paramos a degustar nuestras viandas, antes de llegar al Puerto de los Navazos, donde giramos levemente al Este para ascender dos pequeñas cumbres enlazadas por una sencilla arista caliza formada por bellos lapiaces.
Todo este conjunto forma la Sierra del Caíllo, y emprendimos la bajada pasando cerca de la zona donde se encuentra la Sima del Cacao, para alcanzar de nuevo la vereda de subida y regresar a la población de partida.
Estamos preparados para descubrir zonas que antes no habíamos pisado, pues eso es lo que mantiene viva la afición, como se diría en inglés: I´m Ready.  Precisamente esa es una canción de The Mannish Boys, grupo californiano que toma su nombre de una canción del gran Muddy Waters. Siempre hay que buscar la relación entre música y montaña… es lo que mantiene con vida este blog.

















8 comentarios:

  1. ¡Qué ganas tengo de ver ese punto geodésico de tricolor! Lástima de no tener tiempo para realizar alguna de las rutas que nos llevan a él. ¡Viva La República!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario... y por tu ideología. Ya hace 9 años (como pasa el tiempo) que se le dió ese color... antes estaba abandonado a su suerte de un triste gris hormigón.
      El del Reloj, estaba vestido de andalúz, desde la misma fecha... pero un rayo se cruzó en su camino... y nos dejó sin él.
      A ver si coincidimos, tocayo. Suerte.

      Eliminar
  2. jejeje... tu V.G. favorito, Fran, jajaja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ja, ja, ja... pero hay más de uno en la provincia... con esos colores...

      La verdad es que cada vez queda menos referencia geodésica en pie.

      Nos vemos dentro de poco... Gracias.

      Eliminar
  3. Fran, estás hecho un trepa :D, tanto subir.
    Curiosa la 7ª foto, con esa veta de roca diferente ... llevaros a un geólogo a ver si os explica tales formaciones, y luego nos lo contáis.

    ResponderEliminar
  4. Iván, es que desde arriba se obtienen mejores vistas... tu lo sabes.

    Esa veta creo que puede ser de yeso... no estoy seguro.

    Un saludo, y espero que tengas el kayak bien amarrado.

    ResponderEliminar
  5. Iván, la sierra del Caíllo pertenece a la parte del Penibético, y está formada sus partes mas altas de calizas del jurásico, que son muy resistentes a la erosión y por eso se ve toda la roca al descubierto, en sus partes bajas aparecen las margas y margocalizas que se erosionan más fácilmente y por eso afloran las arcillas y los yesos. Lo que hemos captado en la foto es una veta de yeso rojizo que ha quedado al descubierto y es muy llamativo, se han erosionado los materiales que estaban depositados encima y le da un aspecto y colorido a la zona muy bonito. Si observas las fotos se ven como se forma un pequeño valle, que aquí lo llamamos navazo, porque actúan de receptores de agua de lluvias que van conduciendo a las diferentes simas que abundan en la zona. Espero haber aclarado tu curiosidad. Esta zona es muy llamativa por la diversidad de contrastes que presenta.
    Saludos y suerte con esos vientos...

    ResponderEliminar
  6. Hola Isabel. Quiero pedirte (si es posible) la foto de ese paso entre piedras (parace que son tus botas). Creo que recortada al tamaño banner de FB quedaría genial para portada del grupo Homo Bloguerus (la vamos cambiando de vez en cuando). Citando al autor claro. Que te parece?

    ResponderEliminar