miércoles, 12 de marzo de 2014

LAS CAHERUELAS Y LA GARGANTA DE PEDRO JIMENEZ


Cuando el viento de levante azota con toda su fuerza, incluso conciliar el sueño es a veces complicado.  El insomnio se define como la incapacidad o dificultad para iniciar o mantener el sueño, y pueden ser varios los factores que lo producen, entre ellos el ruido nocturno. Ya hace quince años que los finlandeses Insomnium irrumpieron en la escena musical con sus contundentes y melódicos riffs de guitarras, a la vez que Niilo Sevänen con su atronadora voz y su envolvente línea de bajo nos proporciona un ambiente sonoro especial… es por eso, que cada vez que no conseguimos dormir, nos proponemos a escuchar Death Metal relajante y melódico.
Después de varias semanas de mal tiempo se avecinaba un sábado soleado pero con unas predicciones de fuertes vientos del Este y si nos parecía poco nos fuimos a Tarifa, al reino del viento.
Partimos del Santuario de la Luz, del s. XIV y, que fue mandado construir por Alfonso XI  en conmemoración de la batalla del Salado donde las tropas castellanas derrotaron a los benimerines, último reducto norteafricano.
Cruzamos el río de los Molinos y vamos ascendiendo por la colada de Ramos hasta que llegamos al Puerto de la Cruz, en pleno Parque Natural de los Alcornocales, y cruzamos de nuevo el río de los Molinos para ir ascendiendo por toda la arista de la dehesa de las Caheruelas, terreno pedregoso debido a que nos encontramos en la formación del Aljibe, y donde los grandes bolos de areniscas adquieren un color rojizo, determinado por el oxido de hierro.
Desde arriba  divisamos  el gran valle que se forma entre las  sierras de Enmedio y  Fates a nuestra izquierda  y  la sierra de Ojén a nuestra derecha y al fondo la bella estampa que nos deja  la panorámica de la costa atlántica del Estrecho y donde podemos otear la costa africana.
Llegamos a la pequeña  aldehuela de las Caheruelas-Caballero, pequeño conjunto de casas dispersas, algunas de ellas se encuentran ya derruidas por el paso del tiempo; la dispersión por el suelo de gran cantidad de sillares nos indican que en su tiempo tuvo que haber sido  una aldea con una población considerable, otras se mantienen firmes. Y comenzamos a bajar por la dehesa de las Caheruelas y nos adentramos en un bosque de alcornoques donde se encuentra el complejo dolménico de dicho nombre.
Retomamos de nuevo la pista dirección a la garganta de Pedro Jimenez que comenzamos a subir por un pequeño sendero con una exuberante vegetación de helechos, alcornoques… y un caudal importante de agua que baja hacia el valle.
Llegados a una zona de complicado avance, nos separamos de Dani, y traveseamos hacia la ladera sur del cerro de la Parra, pero no nos reencontramos, así que bajamos por un cortafuegos, ya que el viento hacía insoportable el avance, llegando de nuevo a las casas de Caheruelas y tomando el camino directo al santuario, donde degustamos un relaxing cup of coffee con el amigo Daorino.














4 comentarios:

  1. "es por eso, que cada vez que no conseguimos dormir, nos proponemos a escuchar Death Metal relajante y melódico." Magistral. Sí señor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Daniel ¿te ha gustado la frase? Siempre es mejor para tratar el insomnio los remedios naturales o musicales que recurrir a la manipulada química...
      Saludos

      Eliminar
  2. Muy bonito, como siempre el P.N. los Alcornocales no defrauda. Y las rutas con arroyos siempre me encantan.
    Y si a tí te gusta el Death Metal, a ver si también los RademenT que son unos chicos de entre sólo 16 y 21 años de Jerez que han grabado recientemente con una discográfica austriaca y el vocalista es alumno mio. (¨Fran Quesada¨)
    http://youtu.be/r04l5dy6Fys

    ResponderEliminar
  3. Gracias Álvaro, la garganta bajaba bastante cargadita de agua, es una zona bastente húmeda, su nivel freático está a flor de piel.. Guapo el vídeo y la música no los conocía, ya le buscaremos un hueco por estos lares..
    Saludos.

    ResponderEliminar