domingo, 1 de junio de 2014

Vivac en Saladaviciosa

-->
Los sueños, cuando dormimos, pueden provocarnos una sensación agradable o todo lo contrario. A veces, el sonido ambiente puede modificar o condicionar el resultado o transcurso de un sueño. Siempre que dormimos a la intemperie, nos sumergimos en una variedad de sonidos, a los cuales, quizá no estemos muy acostumbrados… por falta de cotidianeidad. De todas formas, es una experiencia enriquecedora y aconsejable.
Tras haber disfrutado de la música de The Black Keys en la radio del coche, arribamos a Facinas junto a Enrique, dispuestos a subir al techo de la sierra de Saladaviciosa, con la mala fortuna de que se nos hizo de noche por el camino y nos vimos obligados a forzar un vivac… ¡Que mala suerte!. La noche fue extremadamente silenciosa debido a la ausencia de viento… solo pudimos disfrutar de la “ladra” del corzo en el trascurso del ocaso y el orto, el vuelo del buitre, la presencia de algún murciélago, un espectacular mar de nubes al amanecer, un rico desayuno montañero… y una agradable compañía.
Hay que salir más… lo recomienda nuestro psiquiatra.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada