lunes, 4 de abril de 2016

Puebla de Alcocer, una atalaya entre la Siberia y la Serena

Una zona muy recomendable para disfrutar, preferentemente en primavera o a finales de otoño, son las comarcas de La Siberia y La Serena, en Badajoz, y una visita obligada es la Puebla de Alcocer y su castillo.
Desde el centro del pueblo podemos hacer un bonito paseo hasta el emplazamiento del castillo de Puebla de Alcocer, una fortaleza de origen militar, de geometría irregular, pues se adapta a las posibilidades que le ofrece el escarpado terreno en el cual se yergue.
El interior está muy deteriorado, y lo que serían las dependencias residenciales, ahora son sólo un patio al aire libre, pero se ven perfectamente los tres pisos de los que disponía, incluso conserva la estupenda chimenea que proporcionaba calor hace seis siglos. También se pueden observar restos de arquitectura mudéjar.
La gran torre del Homenaje, si que está bastante bien conservada, y podremos acceder a su parte más alta, y contemplar las magníficas vistas que ofrece, y que se amplían hacia más de dos comarcas extremeñas. Podemos ver Siruela, Sancti-spiritus, Peñalsordo, Zarza Capilla, Cabeza del Buey, Almorchón, Castuera, Magacela, Navalvillar de Pela, Casas de Don Pedro, Talarrubias… y los embalses de Orellana y la Serena (el más grande de España). También vemos el castillo de Benquerencia de la Serena, y parte del pueblo… que es donde nació el cantante y compositor Manolo Tena, del cual queremos acordarnos en esta entrada, pues nos deja un gran legado de estupendas canciones, falleciendo antes de tiempo, el 4 de abril del presente.
El camino de ascenso al castillo es un agradable paseo entre olivos… mucho mejor que subir en coche, que poder, se puede.
Y de vuelta en el pueblo debemos ir a la Plaza de España, pasear por el casco antiguo y visitar la casa de la Cultura, donde desde hace poco hay una interesante exposición sobre la vida de Agustín Luengo Capilla, el Gigante Extremeño. Este chaval, nació en 1849, y por causa de un tumor cerebral (esto se supo a posteriori de su fallecimiento) padecía gigantismo. Llegó a alcanzar 2,35m de altura, y era hijo de una familia pobre, que las pasaba mal para alimentarlo… imaginarse las penurias y los acosos que viviría esta persona de parte de una sociedad poco empática con las desgracias de los demás, es estremecedor… y no menos aterrador es pensar en los dolores que padeció en sus 26 años de vida. Su suerte, fue, que con 12 años, pasó un circo por su pueblo, y lo contrataron para hacer un número en el cual escondía un kilo de pan en sus manos de 40 cms.
Hay muchas más historias, muy interesantes,  en base a este personaje, pero las dejamos en el aire para quien quiera acercarse a Puebla de Alcocer… no te arrepentirás.
Muy interesante la visita a esta población, a su patrimonio histórico y a su riqueza gastronómica… y comentar, que los atardeceres en el mar, son muy bonitos, pero no sabríamos si afirmar que aún son más atractivos en el embalse de la Serena… es como un mar rodeado de colinas y repleto de islas.













  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada