jueves, 19 de mayo de 2016

Pocillo Verde

Las precipitaciones, escasas este año, al fin llegaron de manera continuada, y no queríamos desaprovechar la oportunidad de ver esta charca rebosante de vida.
La caliza, resbaladiza y oscura; los caminos embarrados… algunos convertidos en arroyos ocasionales, el musgo en todo su esplendor… y una constante llovizna, acompañaron nuestra salida, desde Villaluenga, por un entorno único en la provincia.
Me refugio de los olores… como un cerdo en el lodo… existo y pienso poco…

Buenos mensajes aportan Corizonas y su Nueva Dimensión Vital. Desde luego, bastante interesante… tanto o más que la caminata del sábado.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada