lunes, 8 de agosto de 2016

Ascensión a Torre Blanca (2619m) desde El Cable. Máxima elevación cántabra.

Muchos siguen defendiendo Peña Vieja como el verdadero punto más alto de Cantabria, por estar íntegramente dentro de esta provincia, así que si está entre tus planes el subir todos los techos, más te vale hacer los dos… para despejar dudas… total, sólo hay 2 metros de diferencia.
Para esta ascensión, utilizamos el teleférico de Fuente Dé, que abre sus puertas a las nueve de la mañana, aunque antes, conviene confirmar el horario por teléfono, no sea que nos llevemos una sorpresa. Se suele formar cola, así que si queremos subir en el primero, hay que estar media hora antes en la puerta.
Una vez arriba, basta con seguir las indicaciones hacia la Torre de Horcados Rojos, desviarnos hacia el Refugio Vivac y preguntar al guarda por nuestro objetivo… o al menos, eso fue lo que hicimos nosotros.
Algo que te puede ayudar mucho para este tipo de ascensiones, es escuchar a Baaba Maal junto a Mumford & Sons. La mezcla de los ritmos africanos con el folk rock británico que hacen estos chavales es ideal para calentar emociones. Una fusión divina, sin lugar a dudas.
El comienzo del camino es muy fácil y ciclable, hasta alcanzar La Vueltona, donde tomamos la tangente hacia la derecha, por la senda marcada con pintura amarilla y blanca (PR-23).
La base de Peña Vieja ofrece una prominencia bestial desde nuestra perspectiva, al igual que la Torre de Horcados Rojos, que se ascendió hace cuatro años y gustó mucho. Antes de ascender al collado al que se dirige el camino, nos desviaremos a la izquierda, hacia esa bola metálica y brillante que llevamos oteando un buen rato. Todos conocen la historia de este refugio, y no vamos a redundar en ello.
Hay un dicho, que reza lo siguiente: No eres Montañero, si no has pasado por el Refugio-Vivac Cabaña Verónica.
Una vez alcanzado este mágico lugar, repuesto energía, y consultado al guarda nuestro rumbo, hay que seguir gitos, superando una llambría, y avanzando entre caliza descompuesta y neveros, para rodear los impresionantes Hoyos Sengros. Este gigantesco valle rocoso nos hace más pequeños aun de lo que somos. Es muy entretenido, complicado y peligroso avanzar por él, sobre todo con una capa de nieve en retroceso, pues existe la posibilidad de caer a un gigantesco y profundo hoyo si cede el manto níveo a nuestro paso.
No hay que bajar a los Hoyos… los rodeamos ganando altura muy levemente por la derecha, hasta alcanzar la Collada Blanca (2372m), divisoria natural entre nuestro objetivo y el Pico Tesorero (2570m), otro trifinio.
Una vez en Collada Blanca, se nos abre una perspectiva muy emocionante del macizo del Llambrión. Aquí debemos enfilar correctamente nuestro rumbo, hacia SW, siguiendo los gitos y sin perder la arista. Tuvimos que atravesar un gran nevero, bastante inclinado que nos puso los vellos de punta, sobre todo al llegar a la rimaya, pues estaba muy delicada la transferencia.
Hasta la misma cumbre, hay camino, aunque habrá que superar algún divertido paso de grado I. Al llegar arriba, no puedes creer lo que estás viendo.
El Tiro Tirso y el Llambrión están justo de frente a nuestra llegada, veinte metros más altos… cosa que me desconcertó en un principio… pero claro, es que esa zona ya no es Cantabria… es León.
Repuestos del susto, vemos que las vistas son indescriptibles: El mar Cantábrico, la Vega de Liordes, la Montaña Palentina, El Picu Urriellu, Horcados Rojos, Tesorero, Peña Vieja… y un Torre Cerredo imponente, dominando todo Picos y ante el cual sólo podíamos sentir admiración y respeto. ¡Por favor, que envidia poder subir aquella Torre inexpugnable! De todas formas, Torre Blanca, no es nada desdeñable, así que nos dedicamos a disfrutar aquel mágico y alpinístico momento incomparable. Hacer la comida en la misma cumbre, no estuvo nada mal.
Recomendaciones: No hay agua en todo el camino, ojo. Llamad antes al guarda de Cabaña Verónica por si le falta algo, nosotros no pudimos tomar café.



El camino pasa a pie de la Torre de Horcados Rojos
Peña Vieja al fondo. Saliendo de Cabaña Verónica.
Llambrías.

Al fondo Torre Blanca, nuestro objetivo.
Collada Blanca.
Entrando a la arista de Torre Blanca.

















5 comentarios:

  1. Muy buena ascensión, Picos como siempre espectaculares mires donde mires.Enhorabuena, SL2 y buenas montañas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, compañero. Eres nuestro referente.
      Un abrazo, y buenas ascensiones.

      Eliminar
  2. Familia, me hubiese gustado haber hecho esta subida con vosotros, es mas alguna que otra vez lo he comentado... Esta vez no pudo ser, ya habra ocasion de subir algun otro... Bonita cronica, aun tengo pendiente cabaña veronica, yo pensaba que con hacer algo en Pirineos ya tenia ganado ese privilegio.
    Nos vemos y Enhorabuena por vuestras rutas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya... lo del privilegio, cada vez se pone más difícil...
      Lo de hacer algún techo juntos, no es nada complicado, de hecho, ¿y si hacemos Almanzor?
      Nosotros no vamos a hacer todos los techos, pues hay algunos que no nos seducen, pero nos agradaría hacer los más atractivos... alpinísticamente hablando, claro.
      Lo de este año ha sido improvisado... la primera intención fue seguir tus pasos por Pirineos, pero como el año pasado estuvimos... nos planteamos lo de Picos de Europa, que hacía 4 años que no visitábamos... y ya de paso, hicimos Peña Prieta, que lo teníamos al lado. Picos es mucho Picos, y hemos aprovechado mucho las caminatas, y disfrutado de una meteo incomparable, usando polar a mitad de julio. Un lujo. Incluso coincidimos con Iker Pou... un placer.
      Bueno, invitado quedas desde este preciso momento a una ascensión abulense.
      Saludos Salva, y muchas gracias por tu apoyo.

      Eliminar
  3. Bueno lo de Almanzor me seduce y acepto esa invitación, ya concretaremos la forma y manera... (que me gusta esa idea). Lo del privilegio no esta tan lejos, de echo si las cosas no salen malamente o con un poco de suerte, para mediados del mes próximo está en nuestra agenda la visita a tan peculiar refugio. Una vez alli, entiendo que a lo mejor yo solo subire a Torre Blanca...Ya veremos a que hora nos encajamos alli pues iremos seis y algunos andan poco, ainsss.
    Me ha encantado esta ruta y como a Almanzor y Torre Cerredo les tengo no solo respeto sino algo mas.
    Nos vemos, hablamos.

    ResponderEliminar