viernes, 9 de enero de 2015

Circular Oriental al Endrinal

Día 7 de enero, muchísima niebla en la Bahía, por segundo día consecutivo, así que buscando un clima de media-baja montaña, más seco, nos fuimos hasta Grazalema.
Subimos hacia los llanos del Endrinal, y sin bajar a ellos, vamos hacia el Cancho de la Bejeruela y nos aproximamos al Pocillo Verde.
Antes de llegar, tomamos el camino que sale a la izquierda, que sigue ascendiendo entre pinos y encinas, para tomar otro camino a la izquierda y repechar hasta uno de esos picos (sin topónimo) que conforman la zona llamada El Reloj.
Desde su modesta cima, vimos un camino descendente, que nunca habíamos transitado, y como era temprano, decidimos investigar. Es una senda antigua, pero poco usada y con mucha broza… colaboramos en conformar hitos y romper algunas ramas…
Con mucho trabajo visual, pues el desdibujado sendero a veces se pierde entre la vegetación, conseguimos llegar a la cañada que viene del caserío de Campobuche, y tomamos rumbo ascendente, hacia la casa de Peñaloja, donde hace unos 8 años estuvimos escalando de modo artificial; probando material.
Desde aquí hay un intuitivo camino que nos dejará en la Ermita del Calvario (como todas) de Grazalema, para finalizar una preciosa jornada con un clima primaveral.
I will Wait… I will Wait for you… y esperaremos todas las veces que haga falta, hasta encontrar días maravillosos de placer en la montaña. Mientras tanto: I Will Wait, de Munford & Sons, para llenar de emoción esas jornadas campestres.

La anécdota de la jornada; una vaquilla con ganas de juego que insistió en arremeter contra nosotros hasta tres veces… menos mal que uno tiene dotes toreras y supo darle unos capotazos al bicho.


















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada