martes, 25 de octubre de 2022

Nueva ascensión al Mojón de las Tres Provincias y Peña del Infierno.

Seis años atrás, y desde el norte (Puerto de San Glorio), realizamos una disfrutona ascensión a estas cumbres, que tienen el honor (Infierno) de ser el punto más alto de Palencia… pero te queda ese regustillo de no haber sido todo lo correcto que uno quisiera, ya que atacas a Palencia desde Cantabria… así que debíamos a esta montaña un asalto desde su propio terreno de juego… desde lo más hondo de su alma: Cardaño de Arriba.

El comienzo es el mismo camino de hace tres días, pero al llegar al puente aquel, hoy seguimos las indicaciones hacia la laguna glaciar del Pozo de las Lomas. Como siempre, temprano.

Viniendo desde Cervera de Pisuerga, se nos cruzó una veintena de ciervos… nunca habíamos visto tantos como estos días por esta zona. Es espectacular la fauna que alberga este conjunto de montañas.

Arrancamos esta jornada por la vía del blues… y por la vertiente femenina… podríamos elegir The Blues is my business, and business is good, versión de la matriarca del género, que suponemos no necesita presentación… y con este compas vamos levantando el ánimo y las botas del suelo, al tres por cuatro.

El camino se ensancha al rato de comenzar, pues por nuestra derecha aparece una pista que viene del pueblo, y por la cual acceden los ganaderos a los prados de arriba. Veremos dos fuentes seguidas, bien preparadas, y un pequeño puente que tendremos que cruzar, y donde el camino se endurece, si lo pasamos por el tamiz de lo físico.

Es ocho del ocho y hemos comenzado antes de las ocho… vamos en sombra todavía y eso es un factor importante que determinará el éxito de la operación. Ya habíamos acordado que nos íbamos a separar al llegar al desvío del Pozo de las Lomas, así que hago un cambio de ritmo… y del Blues is my business, pasamos al Killing is my Business… and Business is Good… primer disco de la banda de Dave Mustaine, Megadeth.

Este serpenteante sendero apunta directo a La Panda… en un momento se ascienden casi 400m de desnivel. Veo buitres muy cerca, y rebecos. La mañana es estupenda, y las vistas muy amplias. El walkie es imprescindible en esta jornada… ya sabes, canal 7-7… de hecho, contacto alto y claro con alguien de Burgos, e Isabel, que está en el Pozo de las Lomas, no lo escucha… pero me oye hablar con alguien… demostrando la importancia de que todos estemos en este canal, para poder servir de ayuda en caso de algún accidente en rincones sin cobertura.

Las vistas van siendo cada vez más exquisitas… se reconocen picos, como las Agujas de Cardaño, el Pico Murcia... Parece increíble en la época que nos ha tocado vivir, ascender una montaña y no encontrar a nadie. Alcanzo el collado y giro hacia el norte, pasando bajo El Concejo, y apareciendo al cabo, en otro gran collado de libro llamado El Campo de Gibraltar. Desde aquí se ve el Mojón de las Tres Provincias, a cuya cima me dirijo con decisión mientras en la otra vertiente contemplo la laguna donde nace el río Carrión, uno de los ejes fundamentales de este Parque.

Hacía 6 años nos encontramos bastantes neveros por toda la arista y las lagunas. El paisaje estaba más verde en aquella ocasión. Hoy está todo seco y no queda ni un solo nevero. El cambio climático se acusa cada año más.

Una vez en el Mojón de las Tres Provincias, hay un paseo hasta la Peña del Infierno, que de repente se convierte en mi objetivo tras un rato en este trifinio (recuerdo el camino), incluso busqué una piedra muy peculiar que recordaba. Alcanzada la Peña del Infierno, sólo quedan unos pasos hasta el Vértice Geodésico de Peña Prieta (medio destruido), y tras un rato disfrutando de las vistas decido no subir a Peña Prieta (está muy cerca)… es lo mismo, y ya la conozco… y no está en Palencia… hoy describiremos una ruta palentina cien por cien.

Desciendo al collado Campo de Gibraltar, me cruzo con cuatro cántabros… los únicos que ascendieron a estas cumbres en esta jornada, y sólo queda decidir por donde bajar al Pozo de las Lomas: por el Callejo del Cuchillar  o por donde mismo subí… y como me gustó tanto la subida, soslayo la vertiginosa canal.

Un Earthcaché en el Pozo de las Lomas… precioso enclave palentino donde los haya, y nos disponemos a comer, pues esta ruta es larga y no daría tiempo a llegar a Triollo a buena hora. Aquí hay desnivel, y aves… pequeñas paseriformes que discutían por el sitio, y que a golpe de prismático nos hicieron muy agradable el ya de por sí momento incomparable de la gastronomía montaraz, posiblemente una tarabilla y otra parecida a la lavandera.

Y ya que hemos hablado de blues, y de lanzarnos al vacío… vamos a criticar duramente la decisión de Radio3 de ir poco a poco quitando programadores y programas de una estupenda parrilla, convirtiéndola en un desierto musical lleno de matices de autotune y despilfarros de cotidianeidad y vulgaridad al más puro estilo de cadenas de TV como Telecinco y otros mamarrachos de entretenimiento rosa.

Desde aquí queremos dar las gracias a Ángel Lobo, que desde Cuenca hacía todos los días de lunes a viernes el que para nosotros ha sido el mejor programa de Radio3 de la última década: Saltamontes. Ha sido el último gesto que ha hecho que apaguemos para siempre esa emisora. Nos ha costado trabajo dejarla… teníamos cierta querencia a esas ondas hertzianas de la locura, pero una vez pasado el proceso de desintoxicación radiofónica, nos hemos arrancado la piel a tiras, y no se lo perdonaremos en la vida. Prefiero naufragar en lo más profundo de mi saber, a recibir el adoctrinamiento constante.

Volvemos a abrazar nuestras montañas de la mano del blues… the blues is my business…

























martes, 4 de octubre de 2022

Otro tiento al Curavacas, de 2524m de altitud.

Ya estaba empezando a hacer calor en Cervera de Pisuerga, el estío ha sido horrible en todas partes… esta maravillosa comarca no se iba a librar… pero hay formas de capear el exceso de calor: Ascendiendo al Curavacas.

Desayuno bien y a oscuras; conduzco a oscuras; me ato las botas, hablo con un paisano en Vidrieros, y me dice por donde tengo que ir… por la calle Chica…ya no me acordaba… hacía 10 años justos que ascendimos al Curavacas.

No llevaba nadie por delante… sólo un gran grupo de corredores de montaña (cabras), pero eso fue casi arriba.

Una vez sales del barranco y dejas atrás los Prados de Cabriles, entras de lleno en una zona de escobas, donde verás la fuente de Cabriles… a partir de aquí entramos de lleno en la pedrera, pero antes, bebimos de esa fuente cuasi mágica y en su nueva taza comunitaria.

 El Curavacas es posiblemente el mayor ejemplo de la península de conglomerado de bolos rodados. Es sencillamente espectacular. La pedrera me pareció más erosionada que hace una década… será normal, ahora sube mucha más gente que antes. Los colores de las piedras no dejan de sorprender… color óxido, verdes, grises… todo un arcoíris mineral a disposición de la vista y el tacto.

La empinada vertiente por la que se sube es bastante agotadora, y nos vamos metiendo en el Callejo Grande, donde los escarpes se acentúan y el riesgo aumenta, potenciado además por los peligrosos bóvidos, que por cierto, llegan a desplazar al autóctono rebeco. Tenemos paredes enormes a nuestra diestra y todavía viajamos en sombra.

Sobre 2400m o algo más, alcanzamos la Horcada Callejo Grande, algo delicada de pasar si estuviese el terreno mojado, y así nos metemos en la vertiente opuesta: Norte. Giramos a nuestra izquierda buscando la cumbre, donde hay un buzón, una cruz, un cencerro, y una base de vértice geodésico. La mañana ofrece el instante perfecto para disfrutar de la soledad de este buque insignia de la Montaña Palentina. No eran ni las diez de la mañana de aquel siete de agosto y tenía el mundo entero bajo mis ojos… sin viento… sin ruido… nada ni nadie… y al cabo de un rato empezó a llegar gente… Jesús, de Cervera, y Eneko, de Bilbao. Me quedo con ellos.

Ni más ni menos que una hora anduve por encima siempre de las nubes, parafraseando a Robe… y no me arrepiento. Llevaba mi prismático, como siempre, y estuvimos viendo El Cable, de Fuente Dé. Sin unos buenos prismáticos, en la montaña no eres nadie… estos tienen ya casi 25 años y ha llegado el momento de renovarlos por algo más moderno; de 12x30 he pasado a 8x32… un mundo de luz y de campo visual de diferencia.

Así que descendemos, con idea de repetir en el restaurante Taxus, en Cervera… donde te cuidan como si de un hijo se tratase. Quien nos iba a decir que tras esta agradable comida y casi dos meses después, conoceríamos en directo y en Los Palacios, en el festival Tomate Blues, una de las bandas de este género musical más frescas y placenteras que hayamos visto en directo. The Cinelli Brothers es un cuarteto de buenos músicos, y muestran sus habilidades cambiando de instrumento varias veces durante el concierto y ofreciendo un divertido y elegante show de calidad. Tuvieron la amabilidad de firmarnos el Cd, que lo adquirimos en los puestos de venta que cada año montan en el Tomate Blues. Este festival se consagra definitivamente como uno de los imprescindibles de nuestra geografía. Podemos afirmar que se trata de organizadores muy comprometidos y ambiciosos de ofrecer buena calidad musical y humana. El festival se financia de la barra y la venta de camisetas. La entrada sigue siendo gratis después de una década de programación y promoción de buenas bandas. El rock y el blues, no han muerto.

También podríamos escribir sobre el cuidado del Chorlitejo patinegro y los vencejos, y sobre la gran labor que lleva a cabo la Sociedad Gaditana de Historia Natural… pero eso será en próximas ediciones… por ahora, despidamos el Curavacas con un buen blues.

 

























lunes, 19 de septiembre de 2022

Pico Murcia (2351m).

Entre el Espigüete, uno de los símbolos de la Montaña Palentina, y las Agujas de Cardaño, destaca la figura picuda de la cumbre a la que hoy dedicamos nuestro valioso tiempo, formando parte de una cordal de extremada belleza, la cual se suele recorrer entera, incluso, describiendo una travesía circular que llega a acumular desniveles superiores a los dos mil cuatrocientos metros. La variedad geológica de este Parque Natural es realmente interesante… ya está dicho, pero es que merece mucho hacer hincapié en este aspecto.

Vamos a proponer lo que hicimos, aunque dicho sea de paso, si buscamos comodidad, lo mejor es subir y bajar por el mismo sitio… Además, la bajada, tampoco fue tan tortuosa… sólo un poco desdibujada, y para eso compramos en León un plano topográfico de esta montaña… para hacer uso y disfrute del papel.

El vehículo se queda a buen recaudo en el acogedor Cardaño de Arriba, al que llegaremos si tomamos la Ruta de los Pantanos desde Cervera de Pisuerga… población altamente recomendable. Salimos temprano, para evitar las horas de máxima exposición al sol.

Tomamos el PR P 10 hacia el Pozo de las Lomas, y al poco de cruzar un puente, veremos un indicador de madera que nos invita a subir el Pico Murcia, por senda no balizada. El camino es muy evidente y no tiene pérdida en ningún momento… pero no está balizado como PR.

Pronto conectaremos con el Arroyo Valcabe, rodeando el cerro del Sillar por el norte… ahora el rumbo es oeste cerrado, hacia el pico Murcia… silueta inconfundible que ya comienza a tratar de intimidarnos desde temprano. El sendero apunta al cielo, pero zigzaguea lo suficiente como para que sea llevadero… o no. La Peña Espigüete hace su primera aparición justo al sur, por encima de la cuerda que une La Cerezuela y el Cerro del Sillar. A cada diez pasos la imagen se va haciendo más impactante… no nos extraña que el Espigüete sea uno de los picos más emblemáticos de este Parque Natural.

Antes de seguir, hay que comentar que este año vamos a tener ¡por fin! el Tomate Blues… como siempre, en la acogedora población de Los Palacios y Villafranca, y que los Travellin´ Brothers serán uno de los grupos que formarán el cartel. Ya los vimos en Bahía Sur hace dos veranos… y no nos los podemos perder… además, allí nos encontraremos con Paco, del blog Pateamos Cuando Podemos… buena gente y con un gusto musical exquisito. Ya saben. Y por ahora, Early in the morning… vamos a seguir.

Nos sorprende encontrar un nacimiento a dos mil metros de altitud… y lo aprovechamos, por supuesto… ¿Quién dice que no a un trago de agua fría que mana del suelo? Está rodeado de borreguil el regato… o de una especie muy parecida. Ya parece que hemos terminado… pero queda lo peor: una rampa infernal hasta la cumbre… desde el collado… así que aceleramos para rebuscar un geocaché. 

Unas vistas espectaculares nos ofrece el Pico Murcia. Coincidimos nuevamente con un millón de insectos justo en la cima… unos metros más abajo no hay ni uno… exactamente igual que en la cumbre del Coriscao hace tres días… si hubiese vencejos en estas cumbres, engordarían 10 gramos en un día. Aún así, nos instalamos entre la multitud voladora, tiramos una panorámica, tomamos un café con frutos secos, y nos alcanzó una pareja de Cervera de Pisuerga, más majos que la mar, y coincidimos en el mismo modelo de botas… por pareja. Increíble.

Desde esta cumbre hay dos formas de bajar: por donde mismo subimos, o hacia el norte, por donde tiraron los amigos. Una vez de nuevo en el collado, se trata de seguir la cuerda, para buscar una desdibujada vereda por la ladera que derrama sus aguas hacia el arroyo de Mazobre, con unas vistas del Espigüete todavía más desafiantes. Mira que está lejos… pues un amigo, Eneko, al día siguiente encadenó este Murcia con el Espigüete… no sabemos que comen los vascos… pero no es moco de pavo la rutita.

Nos quedamos por el valle del arroyo de Arrilla, para ir buscando de nuevo la población de Cardaño de Arriba, donde teníamos aparcado el auto. Terminamos la ruta con tiempo suficiente para conversar con una mujer que había perdido al perro, hecho que nos hizo recordar a los porteños El Mató a un Policía Motorizado. Nos acercarmos a comer a Triollo, para desde el bar contemplar las paredes del Curavacas, aquella montaña que ascendimos hace ahora una década, y que es otro de los símbolos de la Montaña Palentina.


Esto promete nada más empezar.



Segundo puentecillo.

El Pico Murcia.


Pues parece que ya queda poco.

Un colladito precioso.

Una mirada atrás.

Borreguil... o algo parecido.

Otro colladito.

El fondo del valle de donde comenzamos.

Espigüete.

¡¡ESPIGÚETE!!


Espigüete desde Murcia.

Pico Murcia. Lo que aletea en nuestras cabezas.

Café reconstituyente de intenciones.

Las vistas desde el Pico Murcia, merecen el esfuerzo.

El embalse de Riaño.

Los Picos de Europa.

Los hitos que nos marcamos.


El Pico Murcia queda en nuestra historia.


Más conglomerados



Aquí vimos una enorme liebre.

Refresco.

Y Cardaño de Arriba. ¡A comer!